La mascarilla de los huevos

No me va el humor escatológico. Pero me río. Eso de las defecaciones, flatulencias y meadas fuera de tiesto me dan vergüenza ajena, y hasta propia. Así que no me regodeo especialmente en este tipo de acontecimientos.

No negaré, como mi primera amiga de adolescencia, que algún viento se me escapa. Ni negaré que hago uso del excusado como todo bicho viviente; a veces como un reloj, otras veces a deshoras y atormentado. Pero ni lo cuento ni entro en detalles. Esto será una excepción, por lo hilarante y absurdo de mi última anécdota en culminación del proceso fisiológico de las aguas mayores.

La edad nos hace menos resistentes al apuro frente al detritus y toca aliviarse donde toca y como toca.

El otro día, en la previa a una reunión capital para dar las cuentas a los flamantes directivos de mi empresa. Bien pertrechado que iba, con un buen informe y mis mejores galas, pero quizá con nervios movedizos… El caso es que, por fortuna, encontré un buen lugar aseado donde recuperar la calma. Y que, por desgracia, encontré también a mis jefes al salir. Sí, que todos pasan por allí, pero que no agrada toparse con nadie a las puertas.

Saludas y se te quedan mirando. Sabes que algo no marcha bien y te pones en lo peor…¿Atufará… ? Falsa alarma.

Un alma bondadosa se tapa la boca para advertirte que te has olvidado de colocarte la mascarilla. Sonríes, y la buscas en los bolsillos del chaleco, y no la encuentras. Sonríes de nuevo, y la buscas en los bolsillos del pantalón, pero tampoco la encuentras. Ya no sonríes tanto, que la mascarilla, hoy, es el atuendo principal para cualquier reunión.

Vuelven los nervios y buscas y rebuscas… Y entonces, en un momento de lucidez, entiendes por fin donde está la mascarilla de los huevos.

Comprendes que la molestia que te perturba en la zona noble tiene su origen en un descuido al quitarte la protección y colocarla entre tus rodillas, y no en un fleco molesto del bolsillo o en una doblez inapropiada de la camisa.

La mascarilla está ahí, donde no debe.

Sonríes, pones cara de circunstancias frente al olvido y vuelves a entrar. Toca bajarse de nuevo los pantalones y, por fin, encontrar en tu calzones la mascarilla negra y de dos capas que habías estrenado aquella misma mañana.

Yo ya la llamo la mascarilla de los huevos. Y sonrío.

Garbanzos con “Cap i Pota”

Es evidente por el título que hoy, en estos pequeños relatos gastronómicos que casi podría llamar mi pequeño discurso palatal, me he transportado a Cataluña, a mi infancia y al recuerdo de mi abuelo.

Cap i pota” es cabeza y pata de ternera en castellano y son varios los platos típicos catalanes guisados con este producto. Parece que estoy oyendo ahora sus palabras “mi oficio transforma el paisaje en cazuela”.

Como siempre deberemos usar garbanzos de la mejor calidad y bien cocidos, reservándolos en su caldo.

La cabeza y pata de ternera, también cocida y escurrida, la trocearemos en daditos.

Y… a preparar el guiso:

En cazuela con aceite de oliva sofreímos cebolla, tomate, pimiento, y … mucha paciencia. Añadiremos al final pimentón dulce.

Como si lo viera ahora, él se fumaría un cigarrillo sin apartar la vista del sofrito, acompañándolo con mucho amor y dedicación.

Agregaremos las carnes removiendo con cuidado, los garbanzos con caldo y dejaremos hervir unos quince minutos.

¡Cómo, no!, no podría faltar la tradicional “picada” de la cocina catalana. Un majado de ajos, almendras y pan frito que verteremos en la cazuela cinco minutos antes de concluir el guiso y que le aportará sabor y consistencia.

¡Y, ya están!  “els cigrons amb cap i pota d’en Joanet”. (los garbanzos con cabeza y pata de Juanito).

Simplicidad y Genialidad

Por toda mi vida, he tenido todo lo que necesitaba: padres atentos; amigos inseparables; amor incondicional; educación de calidad; la perspectiva de un futuro muy próspero, de una vida llena de conquistas.

Sin embargo, nunca he dejado de agradecer por cada cosa que la vida me otorgaba, por cada buena persona que se haya cruzado mi camino, por más pequeño que fuese el resultado o por más corto que fuese el tiempo que tuviese con tal persona.

Siempre tuve en mi mente que nada se gana sin un precio.

Puede ser tangible, como un valor en dinero, o intangible, como un valor moral que nosotros cargamos durante nuestra caminada por la tierra.

Creo que en cada paso que he dado, he dejado mi contribución a ellos, que siempre tenían mi mejor interés como su prioridad.

He dado los debidos créditos; he mencionado como fueron insubstituibles en mi formación; he llorado por los que no están más con nosotros físicamente (no obstante, permanecen en nuestras memorias hasta el fin); he agradecido por cada ayuda, soporte, bronca, discusión, broma; por cada sonrisa, carcajada, lloro; por cada idea, cada sugerencia, cada rechazo.

Sin todo eso, no hubiera tenido los pies en el suelo para llegar donde he llegado.

He construido algo que toda la gente la llama de “una cosa de genio”, aunque yo la reconozca apenas como el fructífero resultado de una vida rellena de buenas personas, de oportunidades aprovechadas y de mucho trabajo.

Fernando Fleiss, Avanzado B2 (alumno de Jorge Rigueiro)

Garbanzos con carabineros

El carabinero (especie de gamba roja de gran tamaño y fuerte color) abunda en la zona costera de Huelva y Cádiz, más concretamente entre Tarifa y Conil.

Se consideró alimento común de las familias con menos recursos por su abundante pesca en la zona. Hoy en día, debido a la sobreexplotación y también por sus excelentes cualidades culinarias, se ha convertido en uno de los mariscos más apreciados y caros.

Me enseñaron que el secreto de esta receta está, como en los arroces, en un buen caldo y un buen sofrito.

Por lo tanto, haremos un buen fumet con pescado de cáscara (cangrejos, galeras…) dónde coceremos los garbanzos.

Para el sofrito podemos primero freír en aceite las cabezas de los carabineros e incluso las cáscaras (si luego los queremos colocar ya pelados) y en ese aceite, bien colado, sofreímos la ñora, el pimiento rojo, los ajos y un poco de tomate.

En cazuela de barro o perol de hierro pondremos el sofrito y añadiremos los garbanzos con su caldo dejándolo hervir lentamente unos diez minutos y al final dispondremos los carabineros (unos tres minutos son suficientes para su cocción).

En mis recuerdos no podía faltar el secreto de mis mayores: Para que el plato quede con una textura más consistente, batiremos una cucharada de garbanzos con un poco de su caldo y lo agregaremos durante los diez minutos de cocción.

He aquí un plato más de la cocina tradicional española y seguiré con mis recuerdos y vivencias por la geografía española y los productos autóctonos.

¡Hasta pronto!

Garbanzos de Cuaresma

El otro día hablábamos de los garbanzos de toda la vida y me quedé pensando…

¿Cuáles son para mí los de toda la vida? Y la respuesta es que son varios.

Como dice un amigo mío “Todo en la vida es momento, situación y lugar”.

Compartiré con vosotros varios tipos de guisos con garbanzos que han sido importantes en mi vida por algún u otro motivo.

Ahora que estamos a las puertas de la Semana Santa, no podría olvidarme de los garbanzos de Cuaresma.

Hace años en España era de uso obligatorio cumplir las normas de la Iglesia y eso lógicamente se fue reflejando en las costumbres y cómo no en la cocina.

En Cuaresma no se podía comer carne, pero teníamos que seguir comiendo, y supongo que de ahí este tradicional plato que se tornó imprescindible. A mí me parece exquisito.

Son garbanzos guisados con bacalao y alcachofas.

Se preparan en cazuela de barro.

Recuerdo que mi tía cocía previamente los garbanzos en un caldo hecho con las espinas del bacalao y los trocitos desechados al cortar los trozos bonitos e iguales que luego usaría para añadir a la cazuela.

En cazuela de barro y con aceite de oliva doraba el bacalao previamente harinado y lo reservaba. Luego, cómo no, hacía un sofrito con ajos, cebolla y pimiento verde al que añadía las alcachofas troceadas. Sin tardar mucho incorporaba los garbanzos ya cocidos y un poco de su caldo. Ahí entra el “fuego lento” el “chup, chup”. Finalmente, cinco minutos antes de retirarlos del fuego, incorporaba los pedazos de bacalao…y a comer que estamos en Cuaresma.

Debería aclarar que mi tía, a la que aludo, era de la Ribera Navarra. De allí son las mejores alcachofas del mundo. La aclaración viene a cuento porque mi abuelo que era catalán, hacía los garbanzos de cuaresma con espinacas y bacalao.

La cocina tradicional, siempre con productos de la tierra.

Sigo recordando momentos y lugares y os iré contando.

Salta

La escena era de cuento, por lo tierna. Un diabólico querubín, con cara de no entender nada, encaramado en la atracción más alta del parque. Sin opción de vuelta atrás, y a punto del llanto. 

Un padre, justo debajo, con risa  nerviosa, acompasando sus pasos a los movimientos de su hijo en el tablón de los piratas, como si de un baile se tratara. Cabeza alta sin perder de vista el objetivo, con los brazos abiertos, abarcando más espacio que la red gigante de los bomberos. Y la frase. Esa arenga repetida una y otra vez para que sonara convincente a los oídos del chavalín.  Que como todos, dudaba de si sí, o si no… 


-¡Salta!  ¡No tengas miedo! Papá te coge…papá te coge… ¡Salta!


No recuerdo bien, pero juraría que un día yo también fui ese niño escalador, necesitado de confiar en su padre.  Y juraría que, como todos, también me tiré a esos brazos.  Y me fue bien, aunque tenga un huevo en la frente sin certificado de origen. 

La escena quizás sea cinematográfica por lo bella, y no sea para tanto por lo común. Pero si lo piensas un momento,  puedes entender que aquello fue una lección. A veces, sin quererlo y sin tener culpa, la vida nos sube a lugares de donde no podremos bajar sin la ayuda de otros, que esta vez no serán nuestro padre.

Aquel día ganamos confianza de sobra, capacidad para lanzarnos al vacío y poner nuestra vida en manos de esos otros. 

Salta. 

Pero procura que quien deba cogerte se parezca  un poco a tu padre. 

Caerás en sus brazos.

Puertas al campo

El plan, de la familia, es que los sábados toca salir al campo.
Pero no al de fútbol. Que ya me gustaría a mí ponerme las botas y pisar campo de verdad. Pero, pobre, no puedo ya ni con las tabas.

El plan, de la familia, era hoy merodear en torno a la majestuosa Encina de las tres patas. Un árbol de nuestra tierra, Navarra, con 1.200 años de edad que está en pie de puro milagro. Lo de las tres patas es una descripción atinada de las gentes de Mendaza. El hueco que dejan en su base es de verdad como una puerta al campo. Peculiar. De esas maravillas de la naturaleza que hay que ver.

El plan, de la familia , era ese y disfrutar del entorno, respirar aire puro y caminar por las sendas circundantes, que dan para una buena caminata. Un plan de muchos.

El plan, de la familia, era el propio de quien busca alejarse de los malos humos urbanitas. Un plan que suelo hacer mío a regañadientes, pero que hoy, para mi sorpresa, podría haber salido incluso de mí. Hete aquí que por fin descubrí que sí, que se pueden poner puertas al campo. Como las de la encina. Mejor aún. Porterías. De Fútbol. De esas que, pasados muchos años, siguen en pie entre la maleza en lo que un día fue un campo de fútbol en una preciosa era en el monte.

De normal mis paseos son de tono distraído, pero descubrír aquellas porterías de hierro oxidado, aún firmes, en mitad de un bosque de encinas fue como para mi hijo el pequeño perseguir a una mariposa grácil y de colores vivos. Algo maravilloso.

¡Qué plan! Campo. Un campo de futbol en mitad del campo. Me puede la afición.
Durante un rato me imaginé como el amor por el fútbol llevó, en otra época, a los pioneros de este deporte a plantar dos porterías allí. Vaya craks. Imaginé cómo los chavales del pueblo dieron sus primeras carreras tras la pelota en aquel lugar increíble, en el que a falta de gradas tenían un bosque encima. Imaginé como sería tumbarse en la hierba fresca natural tras el esfuerzo del juego y guardar silencio. Imaginé a un chaval dispuesto a botar una falta, un córner, un penalti con ese horizonte en la mirada. Vaya sitio.

La naturaleza casi se ha engullido lo que un día fue ese pequeño y coqueto campo de fútbol, pero las porterías permanecen erguidas. Reclamando para sí aquel pedacito de campo ya casi olvidado. Otro monumento sorprendente junto a la milenaria Encina de las tres patas.

El plan, de mi familia, perfecto.

La mejor tortilla de patata del mundo

A mi, la tortilla española, me gusta hacerla a lo grande.
Para cuatro, que somos tres.

Cubro el fondo de la sartén con medio dedo de aceite de oliva.
Extra y virgen. Sin racanerías.
Que se note que de esto en España sobra.
De lo demás, no.

Pongo el fuego. Vivo.
Y lleno esa sartén hasta arriba de patata cortada.
Que luego se quedan en nada.
Fina y desigual. Patata de la nueva, de la buena.
Pero no te vuelvas loco…
Que si de aquí o de allá, que si de freír o de cocer, que si de la variedad tal o cual…
Una patata es una patata. Aquí, y en Brasil.

Pico media cebolla dulce y medio pimiento verde. Esto es cosa mía.
Tú ponle las cosas tuyas.
Sin preocupación.
La tortilla española es la de patata y las patatas son de América.
Si eso no le impide ser española, nada que lo pongas tú le hará perder identidad
Eso sí, lo que salga, bajo tu responsabilidad

Bueno. A lo que iba.
Una vez dentro mezclo esos ingredientes con mimo y añado la sal.
Y por fin, lo mejor. Esperar.
Es la parte más gratificante de la receta.
Te sientas en posición de vigía.
Te regalas una copa de buen vino, unas aceitunitas…
Y lo dicho, a esperar.
De normal, con una copa bastará.
Aunque yo suelo tomar dos.
Paciencia no me falta.
Y me gusta que la mezcla se fría bien.
Y me gusta el vino. Y las aceitunas.
Buen español que soy.

Atentos ahora que se nos va.
Casca diez huevos en un cuenco y bátelos.
Pero no te pases de vueltas.
Deja la sartén donde está y con ayuda de una cuchara retira la mayor parte del aceite.

Y ahora sí, por fin, llegamos al cénit de esta creación.
Aúpa el culo de vino que siempre queda en la copa.
Toma aire y expira. Hace falta paz.
Vierte los huevos batidos y ayúdate de la cuchara y de tu gracia para que aquello case bien

Deja pasar un minuto. Que no se pase de hecha.
Pon la tapa sobre la sartén y dale la vuelta sin miedo.
Te aseguro una cosa.
Si eres capaz de colocar de nuevo esa tortilla sobre la sartén ya nada podrá contigo.
A partir de ahí cuestión de un minuto más.
Ponla en un plato.
Y llama a los otros dos.
Así te sabrá mejor.
Hecha.

Garbanzos de toda la vida

Comerse unos buenos garbanzos de toda la vida, con poca carne y lo justo de chorizo o longaniza, algo de bacón, determinadas verduras, las que haya, no hace falta buscarlas y ciertas especias al color, para quizá, quién sabe, suplementar el riquísimo desconcierto en el paladar que produce el picorcillo general de un buen pimentón de siempre, significa alcanzar la gloria.

O quedarse bien cerca, al lado, puestos a decir.

Salga fuera y vuelva a entrar…

La invasión de lo digital me pilló talludo. En los 90, recién salido de la adolescencia. Pero pude reaccionar a tiempo de no dar el cante frente a los nativos de las nuevas tecnologías. Me manejo con soltura ante las pantallas, contrarrestando mi torpeza con tantas y tantas horas metidas; casi todas, en balde.

Vivo demasiado tiempo en esa realidad virtual. Y lucho por escapar de ella procurando encuentros carnales que la mierda del COVID hace ahora casi imposibles.

Este sábado me tocó acudir a una tienda física de Movistar, para cambiar un router y recordar que tras el teléfono de atención al cliente hay personas de verdad.

En la cola abundaban gentes mayores que yo, de esas que no aciertan a contratar nada si no es cara a cara. Pertrechados frente al virus. Asustados ante la tienda de telefonía y un lenguaje que no pueden comprender. Pobres. Lo suyo sí que es un acto de fe cuando les hablan de gigas, bites, wifis y fibras ópticas… No sabemos nada, pero una cara amable y sonriente puede con todo.

La que nos atendió era así. Pura simpatía. Le hubiera firmado lo que me pidiera sin rechistar, como todos los demás.

-Apliquese el gel, por favor.
-Meta el aparato en la bolsa y ciérrela usted mismo, por favor.
-Abra la aplicación del móvil y marque la pestaña donde le indica Indentificación en tienda, por favor.
-Acérquelo al lector de QR, por favor.

Y yo, que en estos casos muestro obediencia casi militar, a todo que sí…Sin pensar.

La máquina lectora del código empezó a sonar en agudo, insolente, pero yo insistí, una y otra vez. No pensaba parar hasta que la dependienta me dedicara una sonrisa con su aprobación.

Sin embargo, me miró y torció el gesto.

-Salga fuera y vuelva a entrar, me indicó.

Y yo, obediente una vez más, le sonreí y salí pitando de la tienda con intención de regresar, pitando también.

-Señor, salga de la aplicación y vuelva a entrar en ella, no de la tienda… ¡Vuelva aquí! Por favor.

Por un momento pensé en ponerme a llorar de la vergüenza por la confusión de realidad. Salir, había que salir, pero no de la tienda, !joder¡ Estoy tonto, pero tonto del bote, pensé.

La dependienta me miró compasiva y empezó a reír a carcajada limpia. Aquello me salvó del ridículo, porque entendí que esa risa comprendía que la confusión entre lo real y lo virtual es lo propio de este tiempo. Absurdo, pero comprensible.

Y la dependiente repitió.

-Salga fuera y vuelva a entrar. De la aplicación, por favor.