Categoria Trabajo

porSegundo Villanueva

Brasil en 2019 y su momento

Acabo de eliminar lo que escribí en 2013, cuando se creó este manual de español para brasileños (este pequeño artículo corresponde a la actividad de expresión escrita de la unidad 4 del Vamos Inicial A1 de nuestro curso de español para brasileños), una recopilación de experiencias de un atónito extranjero llegando a la ciudad de São Paulo, había cosas que hoy ya no son, cómo cambia Brasil en tan poco tiempo.

Un ex presidente en la cárcel, la mitad de la población, más o menos, piensa que injustamente.   La mitad de la población, más o menos, justamente.  Y esta apreciación binaria es muy difícil de cambiar.   Lo más importante, saber lo bueno de su gestión si lo hay y lo malo si lo hay también, en el momento que uno tiene la rara capacidad de apreciar lo uno y lo otro se supone que ya dispone de la templanza para echarse un trago conversando.

En las redes sociales, el diálogo moderno, existe bastante falta de respeto.

Hay un presidente que las usa, pero es menos afín al discurso típico típico del XX, la mitad de la población piensa que no le gusta la política, la mitad de la población que la política hoy es diferente a como era antes, que de aquí en adelante serán los técnicos y no los políticos los que van a tener que rendir cuentas, quizá estamos ante el fin de una era, la del pactismo y comenzando una nueva consistente en políticas pragmáticas negociadas.

Esto está pasando ya en la gestión de las ciudades…

La población no ve televisión, principalmente los más jóvenes, los youtubers son los grandes apoyadores políticos, pero el insulto o la falta de respeto por parte de algunos es algo que lleva a comenzar a pensar en un código de conducta, el respeto online que ya empieza a aparecer por ahí.

Los extremismos tienen muchas caras, parece que opinar hoy no es un derecho y hay que pensar lo que los lobbys dicen que hay que pensar, se pone en duda de si es la mayoría el que piensa así, si uno se sale de la regla, moderada y pacíficamente… Son los -ismos del momento, aunque empiezan a ser contestados, de manera tímida todavía (estamos en 2019).

Brasil continúa rico, es lo que uno percibe, quitando algunas regiones desfavorecidas del nordeste, cultiva muy fácil, su climatología le proporciona la agricultura más expansiva y variada del mundo, que con tecnología puede convertirlo en el granero el mundo.

Hablaremos en otro momento sin embargo del gran problema estructural del país, que es la violencia, los medios de comunicación brasileños cada día con menos prestigio, probablemente los grandes periódicos y las televisiones durante muchos años han sido conniventes con los políticos del país y consecuentemente se les acusa de no haber conseguido ser más responsables, tampoco de atajar los escándalos.

También de la movilidad y su problemática…

porSegundo Villanueva

Maracaná, en qué quedamos

El COI, muy preocupado con la seguridad en los estadios que acogen las distintas disciplinas deportivas de las Olimpiadas hizo público un comunicado por el que prohibía en ellos las manifetaciones políticas de cualquier calado.  Dilma tuvo que pasar lo suyo en el campeonato del mundo de 2014 y ahora Temer, lo mismo.  Inmediatamente la justicia de Rio de Janeiro, que para eso, es muy suya, acaba de manifestarse en sentido contrario, es decir, que continúen pitando a quien quieran, y así.

En este sentido, Brasil salió a la calle para echar a Dilma, y ahora que está en fuera de juego, el Maracaná da un paso adelante pitando estruendosamente a Temer.  En qué quedamos.

Segundo Villanueva, desde São Paulo

porSegundo Villanueva

Brasil

Cuando Brasil decide no ponerse de acuerdo y reñir es peor que España.  Siempre fue un país dividido, con muchos prejuicios geográficos internos.  Pero ideológicamente todavía no había dado el salto.  Hoy ya ha dado un paso adelante, y finalmente ya está partido en dos.  Mirándolo bien, es signo de madurez.  Mirándolo mal, de aburrimiento.

Sin embargo, antropológicamente, que es lo que nos interesa, ¿Cuándo Brasil dejará de tener empleadas domésticas y guardadores de coches en los aparcamientos?

Segundo Villanueva, desde São Paulo

porespanaaqui

Mejor dinero que alimentos…

Esta noticia que acabo de leer me parece reveladora.  En el Norte de Kenia, donde el clima y las condiciones son extremamente duras, se están desarrollado programas para ayudar a las familias con dificultades basadas en remuneración, y no en alimentos, que es la constante de casi todas las provisiones internacionales.  El resultado, revelador, están empezando a montar sus propios negocios y recuperar el terreno perdido debido a la situación tan desfavorable en la que viven…

Noticia

Un ejemplo para algunos políticos de Brasil…

Desde São Paulo, Segundo Villanueva…

porSegundo Villanueva

No al derecho de huelga sin regulación

[youtube]https://www.youtube.com/watch?v=tS4-sg_8qL0[/youtube]

Algunos afirman que la sociedad civil (no sé si es redundancia) es la que debería monopolizar los poderes fácticos del gobierno.  A mí me parece un riesgo enorme pues, y seguro que habrá algunos que me tilden de autocrático, esto lleva a su colapso.

Colapso derivado de una discusión exacerbada, exagerada, sin límites.  ¿Quién va a generar empleo, protegernos de las amenazas civiles o educar a nuestros hijos?

La sociedad civil tiene que ceder una parcela de su potencial democrático para producir (rey, parlamento, jueces).  Lo que ha pasado en São Paulo estas últimas semanas demuestra que no se puede ir a la calle por cualquier insatisfacción, por muy respetable que lo sea.  Son muchas las demandas, de los diferentes tipos de sectores sociales como para llevarlos al palenque público y parar los metros, policías y abastecimientos sin ningún tipo de regulación.

El derecho civil de la huelga hoy es anacrónico de la manera que São Paulo lo interpreta.  Aparte de oportunista.

Propongo manifestaciones en plaza pública, reuniones de agentes sociales con los actores políticos y representantes de los medios, y otros canales menos dañinos para el conjunto de la sociedad.

Al fin y al cabo, el objetivo, que se le llama derecho, es, simplemente, un aumento porcentual del salario, siempre es así, y esto no es popular entre sectores afectados por el colapso en los transportes.

Segundo Villanueva

porSegundo Villanueva

Vamos mejorando

[youtube]https://www.youtube.com/watch?v=2fCCnJXv2RE[/youtube]

Mi padre me cuenta que esta Semana Santa los restaurantes, los bares, los centros comerciales, las calles y la playa han estado abarrotados.  Esto no era así desde hacía algún tiempo.

Mañana la cosa volverá a su ser, como debe ser, los trabajadores regresarán a su lugar natural, los estudiantes a la universidad y cada cual a su sitio.  Es normal.

Sin embargo, ha sido un fin de semana prolongado en el que se rezuma cierto optimismo.  El mismo que demuestran los consumidores respecto a la situación general del país.  Hay un dato positivo adicional, los fondos de inversión se están dando cuenta de que España es un buen lugar para invertir.  Curiosamente, cuantas más patadas en el trasero la Unión Europea le da al catalanismo separatista, más aumenta el entusiasmo.  Interno y externo.

Segundo Villanueva

porSegundo Villanueva

“Los españoles trabajan más que los alemanes…”

[youtube]http://www.youtube.com/watch?v=1tYjF7DNKC0[/youtube] … baja productividad…

versus

…mucho trabajo…

Nos ha parecido interesante reproducir esta noticia que apareció la semana pasada en casi todos los rotativos españoles.  Contrasta con el vídeo arriba.

Como se puede intuir, rompe con algunos de los prejuicios más sonados en relación a “trabajo-español” y también con otros como el “machismo” tradicional ibérico.

Queda claro que trabajar mucho no es sinónimo de producir más ni mejor.

Diario de Navarra, 13 de abril de 2001

Los españoles dedican al trabajo remunerado o al estudio un total de 4,6 horas diarias (276 minutos), lo que supone un 19% más que los alemanes (232 minutos) y un 22,6% por encima de los daneses (225 minutos), y sitúa a España como el decimotercer país de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) que más tiempo emplea a estas labores, prácticamente en línea con la media de la institución (277 minutos).

Sin embargo, el dato recogido en el informe ‘La sociedad de un vistazo’ constata que los españoles dedican un 26,5% menos tiempo a las labores remuneradas o al estudio que los japoneses, que con 6,2 horas (376 minutos) son los que más tiempo emplean a estas ocupaciones, seguidos de surcoreanos (348 minutos), y mexicanos (342 minutos), mientras daneses y belgas, con 225 y 227 minutos, respectivamente, son los que menos tiempo dedican a estas labores.

Por otro lado, los españoles dedican un total de 3,3 horas (198 minutos) a labores no remuneradas, como cocinar, hacer la compra o limpiar la casa, un 4,3% por debajo de las 3,4 horas (207 minutos) empleados por la media de la OCDE.

En concreto, chinos y japoneses son los ciudadanos que menos tiempo dedican a estas cuestiones no remuneradas, en ambos casos 2,7 horas diarias (164 minutos), mientras que mexicanos (253 minutos) y turcos (247 minutos) son los ciudadanos de la OCDE que más tiempo dedican a estas labores.

Así, los ciudadanos mexicanos son los que emplean más tiempo (594 minutos) a ambas cuestiones, seguidos de japoneses (540 minutos), portugueses (528 minutos) y canadienses (517 minutos), mientras que los que menos tiempo dedican son los belgas (427 minutos), daneses (441 minutos) y alemanes (445 minutos). Por su parte, los españoles emplean en labores remuneradas y no remuneradas un total 7,9 horas (475 minutos).

En el caso de España, la OCDE destaca que “la diferencia de género en cuanto al trabajo no remunerado en España es de 3 horas y 7 minutos, la sexta mayor brecha de la OCDE”, donde la diferencia promedio es de 2 horas y 28 minutos.

Asimismo, la institución señala que el trabajo no remunerado en España representa el 41% del PIB, la quinta mayor proporción después de Japón (42%), Nueva Zelanda (43%), Australia (46%), y Portugal (53%).

España aquí, cursos de espanhol em São Paulo