Categoria Globalización

porSegundo Villanueva

Cataluña, 2019

En 2014…

Me acabo de despertar con las 100 razones del ABC para que Cataluña continúe integrada en España.

Hay algunas un poco folclóricas, otras graciosas, muchas cabales, otras sentimenales, algunas, dudosas, las más, razonables.

Cada cual hará sus análisis pertinentes y observaciones meticulosas, pero la que más me llamó la atención y creo más poderosa, es la raigambre común establecida durante 500 años en un transfondo compartido llamado España.

Alguien dijo una vez que la historia no se reeescribe, y tiene razón.

Si ponemos en una balanza lo que de común tenemos los españoles de cualquier área geográfica que sea, llegamos a observar comportamientos similares relacionados con la alimentación, control del tiempo, percepción del futuro, organización familiar, estrategias de amistad, idea del ocio, intuición del binomio trabajo-sustentabilidad, además de otras características más puntuales, como el pesimismo aplastante cuando las cosas van mal o el optimismo caballar cuando las cosas van bien, cierta resignación a la procedencia nacional, como decía Luis Cernuda (soy español porque no puedo ser otra cosa -cuánto daño da el no salir de esta cerrazón infame)…

Me entiendo mejor con un catalán bueno que con un francés bueno.

Pero bien con los dos. Aunque más con el primero que con el segundo. Sin embargo podría hacer sociedad con ambos.

Y muchísimo mejor con un francés bueno que con un catalán malo.

Esto quiere decir que las nacionalidades no están por encima del trasfondo humano, a pesar de que algunos políticos, que ya no pueden rectificar, se empeñen en convencerme de que una línea imaginaria, que nada tiene que ver con la interpersonalidad, y trazada en el albur de los tiempos, la mayor de las veces, a la fuerza, sea más importante que yo.

porSegundo Villanueva

Brasil en 2019 y su momento

Acabo de eliminar lo que escribí en 2013, cuando se creó este manual de español para brasileños (este pequeño artículo corresponde a la actividad de expresión escrita de la unidad 4 del Vamos Inicial A1 de nuestro curso de español para brasileños), una recopilación de experiencias de un atónito extranjero llegando a la ciudad de São Paulo, había cosas que hoy ya no son, cómo cambia Brasil en tan poco tiempo.

Un ex presidente en la cárcel, la mitad de la población, más o menos, piensa que injustamente.   La mitad de la población, más o menos, justamente.  Y esta apreciación binaria es muy difícil de cambiar.   Lo más importante, saber lo bueno de su gestión si lo hay y lo malo si lo hay también, en el momento que uno tiene la rara capacidad de apreciar lo uno y lo otro se supone que ya dispone de la templanza para echarse un trago conversando.

En las redes sociales, el diálogo moderno, existe bastante falta de respeto.

Hay un presidente que las usa, pero es menos afín al discurso típico típico del XX, la mitad de la población piensa que no le gusta la política, la mitad de la población que la política hoy es diferente a como era antes, que de aquí en adelante serán los técnicos y no los políticos los que van a tener que rendir cuentas, quizá estamos ante el fin de una era, la del pactismo y comenzando una nueva consistente en políticas pragmáticas negociadas.

Esto está pasando ya en la gestión de las ciudades…

La población no ve televisión, principalmente los más jóvenes, los youtubers son los grandes apoyadores políticos, pero el insulto o la falta de respeto por parte de algunos es algo que lleva a comenzar a pensar en un código de conducta, el respeto online que ya empieza a aparecer por ahí.

Los extremismos tienen muchas caras, parece que opinar hoy no es un derecho y hay que pensar lo que los lobbys dicen que hay que pensar, se pone en duda de si es la mayoría el que piensa así, si uno se sale de la regla, moderada y pacíficamente… Son los -ismos del momento, aunque empiezan a ser contestados, de manera tímida todavía (estamos en 2019).

Brasil continúa rico, es lo que uno percibe, quitando algunas regiones desfavorecidas del nordeste, cultiva muy fácil, su climatología le proporciona la agricultura más expansiva y variada del mundo, que con tecnología puede convertirlo en el granero el mundo.

Hablaremos en otro momento sin embargo del gran problema estructural del país, que es la violencia, los medios de comunicación brasileños cada día con menos prestigio, probablemente los grandes periódicos y las televisiones durante muchos años han sido conniventes con los políticos del país y consecuentemente se les acusa de no haber conseguido ser más responsables, tampoco de atajar los escándalos.

También de la movilidad y su problemática…

porSegundo Villanueva

Izquierdar

Este es el término que se utiliza en los colegios de São Paulo a la hora de tomar una postura al escribir redacciones.  Izquierdar es primero girar a la izquierda para satisfacer al profesor, que casi siempre lo es y causarle una buena impresión para que no te ponga una nota demasiado mala.  Existen dos consecuencias fundamentales, la primera, que el alumno obviamente no dice lo que piensa, vivimos en un mundo en el que los adultos ya no lo hacen desde un buen tiempo, es el pensamiento único, lo políticamente correcto, solo en privado.  Esto se llama, podemos mejorarlo, dulcificarlo, discutirlo, censura previa, como antes, pero de otra forma: feminismo, machismo, empoderamiento, derecha-izquierda, Bolsonaro, Lula, pensar de una forma que salga del pensamiento predominante hará que recibas con seguridad una etiqueta en forma de insulto.

Vivimos en una sociedad que va al pensamiento único, manipuladora en muchos de los aspectos, superficial en otros, y ciertamente maleducada con la apariencia de ser la época más abierta, no es verdad.

Nuestros jóvenes ya saben lo que tienen que decir y lo que no, muy triste.  Nada cambia, todo adquiere tintes diferentes pero son lo mismo.

porSegundo Villanueva

La globalización

En la globalización hay puntos positivos y negativos. Creemos que lo mejor de la globalización es la facilidad de comunicación e información porque sabemos todo lo que pasa en el mundo casi que imediatamente.

Lo negativo de eso es que nos quedamos rehenes de lo que es dicho en la internet, dependemos de las creaciones de Zuchemberg y Steve Jobs.

Ellos saben todo sobre nuestras vidas, nos influencian a comprar aparatos nuevos y a estar todo el tiempo en la web.

Así, estamos perdiendo la capacidad de interaccionar con las personas en la vida real y de pensar por nosotros mismos.

Thaís / Luciano / Nilma, Stubhub, alunos de B1 da professora Patria Bursztein