Categoria Política Española

porSegundo Villanueva

El Valle de los Caídos, la concordia y Cataluña

La concordia de Adolfo Suárez se perdió en la memoria de pez de la postransición y este gesto, la vida son gestos además de intenciones, le homenajea.  Su última foto pública, con el rey emérito de espaldas y la cabeza mirando al suelo, ¿presagio ?

De todos es sabido que en Cataluña vive el fantasma de Franco como fake-new y su historia pergueñada en los medios de comunicación, colegios y principalmente bares resulta el más fino argumento, capaz de suscitar su vehemente pero raro gobierno.

En política lingüística, el dictador, el caudillo, Franco, cada cual según, habita, es inevitable su obra.  Franco configurando presentes.

Europa se nacionaliza porque Italia no está clara, al igual que Francia, tampoco Alemania, de todos es sabido España, como decía Mitterrand, “los nacionalismos, la guerra”.

Ojalá que el Valle de los Caídos se convierta en un lugar de peregrinación para todos, un extracto bilateral de memoria histórica donde finalmente los españoles puedan ofrecer su ofrenda al descanso y a la conformidad de Suárez.

 

porSegundo Villanueva

La persiana de la mañana, ETA y el pecado de su palabra

Cuando subía la persiana en invierno al romper la mañana enmudecida por la pereza, allí estaba otra vez la pared de ladrillo herida por una amenaza de brocha gorda representando a veces una diana y un nombre en el medio, otras un grito de guerra con las mismas letras de siempre, esas letras inocuas y sin culpa pero enfermas, que acarreaban sangre, maldad, inseguridad, dolor y amenaza.  Tristeza.  La palabra y su ideología.  Otras con la serpiente reptando por su hiriente machado…

La pared de ladrillo agraviada formaba parte de nuestro territorio y supongo que consecuentemente de la historia navarra reciente.

Después venía ir a por el pan, la escuela de la mañana, comer, la escuela de la tarde, los juegos hasta el atardecer, la cena, el beso paternal nocturno, algunos tebeos de waltdisney en la cálida cama antes dormir, y así hasta el día siguiente sin pensar mucho más que en lo que ocurría, era el momento de vivir lo que había justo en ese momento.  Un niño.

Una noche en la universidad escuché un eco profundo y anormal rebotando entre los edificios, la metralla incrustada en los áticos de los bloques colindantes a la Ciudadela de Pamplona, qué ensañamiento.

A Bonifacio Martín lo conocí brevemente por asuntos diplomáticos a finales de los 90,  y en 2003 se cumplió la profecía de la pared de ladrillo al levantar la persiana por la mañana antes del pan, cuando la escuela, la comida, los juegos al atardecer etc.

Después de 40 años de plomo y casi 10 de paz prevalecen dos sentimientos, el de los 900 muertos con su luto y el de la pena capital por la palabra enferma de bandera y periódico.

(Você quer praticar seu espanhol com esta atividade aqui?)


porSegundo Villanueva

Iguales

[youtube]https://www.youtube.com/watch?v=Pe5-Fn1Wgfs&list=PLGY2fIWb3ugqJg392j0Y46xchytVyPxJl&index=2[/youtube]

En El Ambidiestro se confirma lo que sospechábamos.  Dos trincheras, dos sargentos, dos ráfagas de violencia, dos subalternos, dos principios llenos de ira, de prejuicios y un pobre desgraciado en el medio, que simboliza a la mayor parte de la población española que participó del genocidio patrio.

La culpa de los nacionales, empezar la guerra.  Cuando era pequeño y tirábamos el balón fuera, nadie quería ir y nuestra ley era, el que la tira va a por ella, o el que pega, paga.  Así que esto, los que quedan, muy pocos o casi ninguno, es lo que tendrán hasta el final de sus vidas, y después también en los libros de historia, en los discursos contados a vuelapluma, en los también discursos inspirados por el sesgo de nuestros prejuicios.

El de los republicanos, su provocación, su descaso, su chulería, su absolutismo su falta de, sí, democracia, su violencia. Y esto lo arrastrarán para siempre.

La política española es un poco hija de la de los 30 a pesar de que hay hijos de los vencedores que no pisan una iglesia y de los perdedores que llaman maricones a los homosexuales.

Segundo Villanueva, São Paulo

porSegundo Villanueva

Las cosas vuelven a su sitio

Con el acuerdo preelectoral de Iglesias con IU se cumple la premonición y las aguas vuelven a su cauce.  No es posible que haya tanta gente que justifique 4 partidos con visos de gobernabilidad en ningún país del mundo.  La democracia de la manera que un profesor de sociología o un adolescente la concibe no existe, existe la gobernabilidad, y para ello se hace necesario la disolución de los colores en básicamente dos: el azul y el rojo. Es así en cualquier lugar del mundo, cómo iba a ser diferente en España.

Iglesias es IU, pero radical, sin experiencia de gobierno, sin trayectoria histórica, poco propenso a escuchar, creo que menos a negociar (la fuerza de los días lo pondrá en su lugar), un poco cabra.  Juntos conforman lo que son, una izquierda a la izquierda del PSOE.  Ahora sí.

El panorama se va aclarando.  Veamos con atención los próximos movimientos antes de la convocatoria de las nuevas elecciones.

Segundo Villanueva, desde São Paulo

porSegundo Villanueva

España no es seria

La sensación que uno tiene al leer los periódicos a distancia y empalmarlos con los comentarios que le vienen de allá, es que España es un chiste.  Los corruptos dejaron paso a gentes sin formación, acostumbradas a las barricadas pero poco propicias a ejercer el deber de la tolerancia.

Iglesias y Errejón dan miedo, y lo peor de todo es que Sánchez empieza a darlo tembién.

Segundo Villanueva, desde São Paulo

porSegundo Villanueva

Sin gobierno

Rajoy no tiene apoyos, Iglesias está en celo, como un toro, y Sánchez es un gerracivilista que ya no queremos en España.  Por no querer, no lo quieren ni en su propio partido.

Hoy en España hay miedo de que gobierne Iglesias, que es como el gran Wyoming, chulete y resabido, en el PSOE hay miedo de que a Sánchez se le vaya la olla y le piden que cualquier paso, con el aval de los pesos pesados, incluido Guerra.  Los mercados tienen miedo, y están ojo avizor y España, muy al contrario de lo que se pensaba, se encuentra en una encrucijada a la italiana de muy difícil solución.

Segundo Villanueva, desde São Paulo