Arquivo de tag Bolsonaro

porSegundo Villanueva

Brasil en 2019 y su momento

Acabo de eliminar lo que escribí en 2013, cuando se creó este manual de español para brasileños (este pequeño artículo corresponde a la actividad de expresión escrita de la unidad 4 del Vamos Inicial A1 de nuestro curso de español para brasileños), una recopilación de experiencias de un atónito extranjero llegando a la ciudad de São Paulo, había cosas que hoy ya no son, cómo cambia Brasil en tan poco tiempo.

Un ex presidente en la cárcel, la mitad de la población, más o menos, piensa que injustamente.   La mitad de la población, más o menos, justamente.  Y esta apreciación binaria es muy difícil de cambiar.   Lo más importante, saber lo bueno de su gestión si lo hay y lo malo si lo hay también, en el momento que uno tiene la rara capacidad de apreciar lo uno y lo otro se supone que ya dispone de la templanza para echarse un trago conversando.

En las redes sociales, el diálogo moderno, existe bastante falta de respeto.

Hay un presidente que las usa, pero es menos afín al discurso típico típico del XX, la mitad de la población piensa que no le gusta la política, la mitad de la población que la política hoy es diferente a como era antes, que de aquí en adelante serán los técnicos y no los políticos los que van a tener que rendir cuentas, quizá estamos ante el fin de una era, la del pactismo y comenzando una nueva consistente en políticas pragmáticas negociadas.

Esto está pasando ya en la gestión de las ciudades…

La población no ve televisión, principalmente los más jóvenes, los youtubers son los grandes apoyadores políticos, pero el insulto o la falta de respeto por parte de algunos es algo que lleva a comenzar a pensar en un código de conducta, el respeto online que ya empieza a aparecer por ahí.

Los extremismos tienen muchas caras, parece que opinar hoy no es un derecho y hay que pensar lo que los lobbys dicen que hay que pensar, se pone en duda de si es la mayoría el que piensa así, si uno se sale de la regla, moderada y pacíficamente… Son los -ismos del momento, aunque empiezan a ser contestados, de manera tímida todavía (estamos en 2019).

Brasil continúa rico, es lo que uno percibe, quitando algunas regiones desfavorecidas del nordeste, cultiva muy fácil, su climatología le proporciona la agricultura más expansiva y variada del mundo, que con tecnología puede convertirlo en el granero el mundo.

Hablaremos en otro momento sin embargo del gran problema estructural del país, que es la violencia, los medios de comunicación brasileños cada día con menos prestigio, probablemente los grandes periódicos y las televisiones durante muchos años han sido conniventes con los políticos del país y consecuentemente se les acusa de no haber conseguido ser más responsables, tampoco de atajar los escándalos.

También de la movilidad y su problemática…

porespanaaqui

Bolsonaro, la puñalada y la dolencia de la democracia brasileña

La puñalada a Bolsonaro no supone una metáfora a la democracia, pues esta viene enferma desde que su desprestigio haya alcanzado ya niveles vergonzosos en Brasilia.

Cualquier ciudadano habría podido hacerlo con indeterminado candidato de diverso espectro político, por lo bajo, aquellos de signo contrario, no mostrarían su disgusto, aquí mora una terrible dolencia, enfadosa, es el estado de cosas actual.

Existe un agravante que explica la disposición brasileña a manipular al electorado obligándole a votar, si se supone un derecho resulta difícil entender cuál es su naturaleza al conminarle al voto, implica discursos más populistas porque la mayoría de la población lo exige, además Brasil arrastra una infraestructura ostensiblemente precaria y endémica, peligrosamente inestable porque alcanza el rango de estado de cosas admitidas, Brasil convive con su pena y la legitima, solo hay que ver la inauguración de las Olimpiadas con su loa a la favela.

El carácter patrimonialista del político brasileño exigiendo el himno nacional en los partidos de fútbol para llegar al pueblo lanzando un mensaje de patriotismo setentañero e inane y la extensa burocracia con el designio de manejar a la misma población, muestran un país que busca la imagen más que las soluciones concretas, envolviendo en estética los problemas, un entrabe  imposible de resolver si políticos y ciudadanos no deciden finalmente elaborar una estrategia para antes de todo quedarse desnudos uno enfrente del otro reconociendo la mentira que penetra el país, las apariencias, desconfianza e inanismo, una patria grande en himnos pero en la que nadie confía en el prójimo, una carrera hacia la apariencia con el correlato del esperpento, un chiste, como diría De Gaulle.