Extraordinario

Auggie Pullman (Jacob Tremblay) es un niño que nació con una deformación facial, que le hizo someterse a 27 cirugías plásticas. A la edad de 10 años, asistirá por primera vez a una escuela regular, como cualquier otro niño. Allí, necesitas lidiar con la sensación constante de ser siempre observado y evaluado por todos los que te rodean.

Crítica

Esta película es una obra muy bonita, ya que es tanto una obra literaria como también una película. A mí me gusta mucho esta película, porque cuenta la historia de un chico que nació con una deformidad facial y para mí fue algo muy importante en un momento de mi vida que era muy insegura con mi cuerpo y rostro. Esta película me enseñó a amarme.

Cássia C. Alumna de A1 del profesor Luisma Maestro

Brasil, un mundo de sabores

¡Brasil es el país del mestizaje! El mestizaje de diferentes culturas está en todo, desde el idioma hasta la religión.

El portugués de Portugal incorporó muchas palabras indígenas, africanas, italianas, entre otras, hasta llegar a nuestro portugués, el portugués brasileño.

La comida brasileña tiene un poco de todo. La feijoada creada por los africanos, que transformaron las sobras en arte y sabor, es la más conocida. Sin embargo, la cocina brasileña tiene muchos otros ejemplos.

El sur es una ruta directa a Europa, pero como brasileños que somos, la comida es mejor aquí. Afinal, sólo peleamos con nuestros vecinos sobre quién hace la mejor barbacoa, ¡Tchê!

El sureste ha adoptado el mundo y aquí es posible encontrar de todo. Vale recordar que la pasta es nostra, Mamma mia!

¡En el Medio Oeste, todo cuidado es poco, porque hasta la piraña se convierte en caldo (indígenas y portugueses)!

En el norte tenemos pato en tucupi, tacacá y maniçoba. ¡Aquí el consejo es no tener prisa, porque el apurado come ácido (ácido cianhídrico)!

En el noreste tenemos el Acarajé (africana), la moqueca (indígena, portuguesa y africana), el bolo de rolo (portuguesa) y el baião de dois.

Los portugueses pueden haber traído el arroz y los frijoles para aquí, pero fue el regalo divino de supervivencia de los cearenses que los hizo crear el baião de dois.

Cuando la sequía ya lastimaba el alma y nada podía estropearse ni desperdiciarse, la fe permaneció inquebrantable y la multiplicación de los panes vino a salvar! Esta vez fue de los sobrantes de arroz y de frijoles, carne asada por el sol y el cuajo, que nació el plato completo, ¡el que logra levantar el cuerpo maltratado del hombre de fe!

Sandra Aderaldo, alumna de C11 (Profesora Patricia Lafuente)

El puré de mandioca, aclamado en las mesas parisinas de los chefs con estrellas

¡Vaya! ¡Brasil lleva su cocina al mundo!
Pero, ¿podemos pensarlo así? ¿Está Brasil conquistando su lugar en la cocina mundial?
Déjame ver… Analiza esto conmigo, por favor.
La cocina brasileña es resultado de una mezcla de ingredientes europeos, indios y africanos.
De ahí mi pregunta: ¿Podemos decir que Brasil está conquistando el mundo? No lo sé. Veamos.
Muchas de las técnicas de preparación y de los ingredientes son de origen indígena, habiendo sufrido adaptaciones por parte de los esclavos y de los portugueses, que adaptaron sus platos típicos sustituyendo los ingredientes que faltaban en algunos lugares del país. La feijoada, el plato típico del país, es un ejemplo de ellos. Se adaptó con el tiempo y con el mestizaje del país.
Los esclavos traídos a Brasil a finales del siglo XVI añadieron a la cocina nacional elementos como el aceite de dende y el cuscús.
Las oleadas de inmigrantes que recibió el país entre los siglos XIX y XX, procedentes en gran número de Europa, aportaron algunas novedades al menú nacional y potenciaron el consumo de diversos ingredientes.
La dieta indígena se basaba en la mandioca, la fruta, el pescado, la caza, el maíz y las patatas. De la comida africana, vinieron el arroz, los frijoles, el cordero, el vacuno, el aceite de dende y otras salsas. De la dieta europea y otros pueblos como los japoneses, sirios etc…, la carne salada, el cerdo, la harina de trigo, la pasta, la polenta, el queso, el vino y la cerveza entre otros.
Muchos inmigrantes se limitaron a un lugar determinado de Brasil, creando así la cocina regional. Como ejemplo: NORTE – La cocina es fuertemente influenciada por los indígenas, con el picadinho de caimán o el pirarucú. NORDESTE – La cocina es influenciada por sus condiciones geográficas y económicas a lo largo de la historia por los portugueses, indios y africanos, con muchas verduras, tapioca, vatapá, moqueca, carne de vacuno y de cabra, pescado y marisco. MEDIO OESTE – Tiene influencias de la cocina africana, portuguesa, italiana, paraguaya y siria, como el pintado, el pacú, la farofa de plátano maduro, el quimbombó, el guaraná y la tarta de queso. También el pequi, que es un tipo de salsa muy popular que se come con arroz o pollo. SURESTE – La cocina va de la francesa a la china, principalmente en São Paulo. Por ejemplo, filete con patatas fritas, filete a caballo, pirão, pan de queso, etc. SUR – Tiene la tradicional barbacoa sazonada con sal gruesa y quesos. Tiene una fuerte influencia alemana, uruguaya, argentina y portuguesa.
Así se creó Brasil. No es un país de un solo pueblo, es un país que a lo largo de los años recibió inmigrantes de todo el mundo y juntos hicimos Brasil.
Es uno de los pocos países donde podemos ver sentados en una misma mesa, almorzando, a africanos, árabes, judíos, rusos, ucranianos, estadounidenses, españoles y italianos.
Así, respondiendo a la pregunta inicial: Sí, Brasil está conquistando el mundo con su cocina reinventada y mezclada.

Vanessa Vivanco, alumna de C11 (Profesora Patricia Lafuente)

Tirandentes, hoy es fiesta

-Hoy es fiesta Juantxo, Tiradentes.

-Tiradentes el independentista.

-Bueno, no conozco mucho su historia, al parecer me parece más un chivo expiatorio. La rebelión minera se dio principalmente por una cuestión de impuestos (como la americana) eran un puñado de oligarcas endeudados. Para variar. Se salvaron todos, algunos fueron a Mozambique exiliados. Pero este no tenía historia, había que dar ejemplo, un auto de fe. Quien lo ejecutó fue un negro que se le tiró en la horca para acelerar el proceso, para llevarlo más abajo, vamos.

¿Te gusta lo que estás leyendo?  Puedes continuar haciéndolo aquí

El clima, la razón y los monstruos de Goya

Cada vez que se intenta controlar el clima, que es caótico, irreprimible, salen los monstruos, hace 30 años que veo en Pamplona aerogeneradores como la alternativa a otro tipo de recursos energéticos, para llegar a 2022 y todavía depender del gas ruso o argelino, de origen dudoso y lo peor, concentrado, algo no se está contando bien y como ocurre con la medicina y sus laboratorios de experiencias, es de suponer que además de un negocio no haya ni mucho menos ni una pizca de control sobre ese caos que felizmente domina la tierra al margen de la decisión limitada del ser humano. Como mucho, podremos dejar de consumir algunos litros de agua, como hicieron en Ciudad del Cabo en 2017, o eliminar los eucaliptos de California para que no subyuguen el subsuelo superficial y transcurran fuentes internas.

Cuando el hombre piensa en implicar a la razón en menesteres insospechados, Goya nos advirtió que produciría monstruos.

Viaje a ninguna parte

Qué pedazo de teatro, donde las mejores representaciones son las que se realizan alejadas del público y sin querer, donde los sueños confabulados superan cualquier intento de la realidad por parecerse a una mentira buena, qué pedazo de melancolía transcurriendo por interminables caminos que nunca iban a dar a ninguna parte, la pistola de la división azul, escuchar la sangre, el ultimo baile con Marylin Monroe, nuestro café Gijón, las calenturas y las palabras bonitas, un zangolotino como la copa de un pino, la fantasía hecha verbo, los secundarios sin rostro, hablar gangoso y hacer lo que uno quiera en México, huir con el culo al aire para poniente, huir con el culo al aire para levante, qué literatura hecha diálogo, gracias Sacristán, gracias Fernando, gracias, gracias. Morirse bien.

No te la pierdas por favor (FlixOlé)

Crack

Cuánto aprendimos con el matacabras que soplaba del Arangoiti y las raciones de calefacción jesuíticas de invierno. Nos duchábamos contrarreloj y ese día comíamos de domingo, comenzando con la taza de café con leche y pan fresco, mantequilla de la buena y siguiendo algún tipo de arroz y cualquier carne ya a la hora del almuerzo que nos sabía a gloria. En la basílica, el padre Oíza cantaba a oleadas sacándole de quicio al padre Antoñanzas, mar calma, de cualquier manera, cuando sonaba el himno de Navarra insuflado por su estrepitoso órgano, en el corazón de Javier a todos se nos ponía la carne de gallina porque sentíamos encontrarnos en el punto de mira, aquel que señalaba ese camino inverso bien sabido en la mente de todos, comenzando en Yamaguchi, pasando por Goa, haciendo estación en la Sorbona de París, y recalando en nuestro querido castillo de la explanada donde entre agramonteses y beamonteses nació el crack.

Qué hay de bueno en octubre

Vamos com o livro do mês, Como fresas para chocolate, de Laura Esquivel. No dia 13 de Outubro já teremos a resenha e o link para a aquisição do mesmo na Livraria Letraviva. No final do mês, dia 30, como sempre, um novo encontro matinal, cheio de cultura, conhecimento, ponderação, em breve coloco o assunto a ser tratado.   Seguimos com os nossos encontros Toastmaster Brasil, consolidados e cheios de estratégias comunicativas orais para melhorar a interação em espanhol.  De tudo o que vi até agora, posso indicar uma reportagem em Netflix intitulado El testigo, nele se relata a guerra civil de Colômbia de uma maneira neutra e ponderada, procurando sempre o caminho do perdão, trata-se de recuperar os protagonistas de algumas fotografias tiradas ao longo do conflito pelo jornalista Jesús Abad Colorado. Sua humanidade contagiosa reservam uma hora de história viva extremamente intensa e delicada.  Como filmes, curiosamente, também em torno a Colômbia, o nosso Fernando Trueba com El olvido que seremos.   

Culinaria brasileña: diversidad de sabores y…..de nombres

La culinaria brasileña es muy diversa. Así, no es posible hablar de uno o dos platos típicos. Aquí, las comidas y las recetas pueden ser diferentes en cada región del país. Si estuviéramos en el Sur, no podríamos dejar de lado el mate caliente llamado de “chimarrão” y las carnes típicas de los pampas. Pero, si cambiamos la dirección y nuestro destino nos lleva a la playa, tenemos una infinidad de platos con pescados y todo tipo de mariscos, calamares, gambas.

Ya que Brasil se constituyó por muchos pueblos y personas venidas de todo el mundo como: africanos, europeos, japoneses, chinos, árabes y los indios, no podríamos esperar otra cosa que no fuera un mestizaje culinario. 

Una cosa curiosa que pasa en todo país de larga extensión y diversidad cultural, además de toda variedad de ingredientes y frutos, es que algunas comidas tienen diferentes nombres en cada región. Yuca puede ser conocida como “mandioca”, “macaxeira” y “aipim”. Tangerina puede ser llamada de “mexerica”, “bergamota” o “ponkán”. Si tú necesitas comprar carne para una parrilla, pide por “vazio” o “fraldinha” VA a depender donde te encuentres, Rio Grande Do Sul o São Paulo. Al pedir una “torrada” en estados del Sudeste significa que recibirás nada más que un pan tostado. En otros locales, la misma “torrada” ya viene con queso y jamón (llamada en São Paulo de “misto quente”). Así como el típico mate puede ser un té caliente o una bebida helada si quien bebe estuviera en Río de Janeiro o no. 

Por cuenta de estas diferencias, les sugiero estudiar bien lo que quieres comer en cada región de Brasil y también si tu paladar prefiere más o menos condimentos, ya que en locales como Bahía, la pimienta es utilizada de rutina! Estudie, experimente y diviértase con el concepto de mestizaje culinario brasileño. 

Mariana Guedes, C2. Profesora Patricia Lafuente

São Paulo

Vivo en São Paulo desde que nací. He vivido en otras ciudades de otros países, pero en Brasil, São Paulo siempre ha sido mi hogar.

São Paulo es una megalópolis con toda la energía, dinamismo, diversidad, oportunidades y opresión de una gran ciudad.

Existen muchas alternativas de actividades culturales, la gran mayoría de las cuales son de pago y algunas son gratuitas. Para los amantes de los museos, mi favorito es MASP, que se encuentra en la Av. Paulista y tiene fácil acceso a través del metro. Tiene una buena colección permanente y las exposiciones temporales siempre son interesantes y están bien organizadas.

En el mismo lado de la Av. Paulista está el IMS (Instituto Moreira Salles) de menor tamaño abierto al público, tiene una biblioteca y un espacio de exposición, en el que ya he conocido a increíbles artistas brasileños y visto fotografías impresionantes.

Para los que gustan y pueden invertir en la buena cocina, en la planta baja del IMS está Balaio, del talentoso chef Rodrigo. También chef de Mocotó que está en el norte y se especializa en comida brasileña.

Aunque hace mucho que no lo visito, guardo muy buenos recuerdos del Memorial Da América Latina, tanto por las exposiciones como por la arquitectura del lugar.

También accesible por el metro de Barra Funda.

Lamentablemente, São Paulo no tiene mucho verde. El parque más grande y famoso es Ibirapuera. Los fines de semana suele estar muy concurrido, por lo que recomiendo visitarlo durante la semana en el horario comercial, cuando la mayoría de la gente está en el trabajo.

En el norte se encuentra la Serra da Cantareira, donde se puede dar un breve paseo hasta Pedra Grande y cruzar el horizonte lleno de edificios.

Para los aficionados al deporte, los grandes partidos de fútbol de los campeonatos nacionales suelen tener lugar en São Paulo, sede de Fórmula 1 y de muchos medios maratones.

Como es una ciudad que recibió a muchos inmigrantes, hay algunos barrios más típicos como Liberdade y Bixiga.

Hay muchas opciones gastronómicas de las comunidades japonesa, oriental e italiana, por ejemplo.

En São Paulo se puede comer casi cualquier cosa a cualquier precio. Según su preferencia, puede degustar comida callejera e un buen restaurante.

En épocas fuera de la pandemia, hay muchos conciertos en la ciudad, tanto pequeños como grandes, desde música más politizada a más clásica. Uno de mis espacios favoritos es la Sala São Paulo. La pandemia también nos está privando de curiosas y divertidas ferias callejeras. Hay antigüedades (en el MASP, por ejemplo), artesanías, comida y esas que lo mezclan todo.

Como cualquier gran ciudad, São Paulo requiere que tenga precauciones mínimas de seguridad, como no mostrar objetos de valor y cuidar los bolsos y objetos en sus bolsillos, como billeteras y teléfonos celulares.

Consulta siempre la previsión meteorológica, ya que las temperaturas suelen ser bastante tolerables tanto con el calor como con el frío, pero un cambio de tiempo o la lluvia siempre pueden sorprenderte.

Mariana Melo (Básico A2, profesora Silvia Cevasco)