• 11 30833334
  • info@espanaaqui.com.br

Arquivo por autor

EL ELIXIR DE LOS CONFLICTOS (Rita Barone y Sergio Ibarra)

En una clase con la alumna Rita Barone estábamos comentando sobre la importancia de las metáforas en la vida cotidiana. En como aquellas va más allá de las simples palabras. La metáfora habla sobre lo que se nos dificulta decir con palabras ordinarias y la transforma en comparaciones con nuestro cotidiano. No es lo mismo decir: “Cuidado, las paredes oyen” que decir: “No digas tal cosa porque puede haber personas que nos estén escuchando y no queremos que los otros oigan”.
Le pedí a Rita que completara una historia sobre un señor que había encontrado una botella con un rotulo que decía ser el elixir de la juventud. Él no creyó lo que prometía y lo dejó en la sala de su casa. Pero a su esposa le paso lo siguiente…
“Madeleine se despertó temprano, su cuerpo le parecía una montaña de piedra. La noche de sueño no había sido buena y revitalizadora. Llegó en la sala y aquella botella, por su esplendor, la llamaba. Una pequeña taza del elixir fue suficiente para volverla a su adolescencia, eliminándole la pesada montaña de su cuerpo. Lo que pasó después es que notó que tenía como compañero, un hombre que a ella le parecía un enfermo que le hubiera gustado cambiarlo.” (Rita Barone)

Felicidad
Nuevo          —————-          Optimismo
Tiempo                   Juventud     Tristeza                        Conflicto
Viejo         ——————-       Pesimismo
Depresión

Todo gira en torno al PODER DE LA MENTE

Con relación al texto se sacó las siguientes ideas:
Nuevo y optimismo = felicidad
Viejo y pesimismo (es lo contrario de arriba) = depresión
Optimismo y pesimismo = conflicto
Nuevo y viejo = tiempo
Nuevo y pesimismo = tristeza
Optimismo y viejo = juventud
Todo gira en torno al poder de la mente (Rita Barone)

sergio.ibarra

LAS AGUAS AMARGAS QUE HACEN LA VIDA DULCE

En esta época de la pascua, un aspecto que me llamó la atencion en São Paulo fue la gran cantidad de consumo de chocolate con los famosos huevos de pascua.

Charlando com una amiga brasileña, me contaba que cada vez que se siente triste ella se come una barra de chocolate puro y por sorprendente que parezca, me decía que se quedaba feliz. No es de extrañarse, pues el chocolate, derivado del cacao, contiene unos aminoácido que al momento de ser ingeridos producen en el cerebro sustancias que proporcionan tranquilidad, paz y felicidad.

Tal parece que la vida está llena de contradiciones y el origen de la palabra chocolate no es la excepción pues chocolate viene del nahual (lengua de los aztecas, México) xocolatl que significa xococ = amargo y atl = agua.
Aguas amargas que nadie quiere porque generalmente cuando escuchamos esta palabra nuestra primera impresión es de rechazarla, porque ¿quién quiere saborearla?

Aguas amargas que a lo largo de nuestra vida vamos viviendo y hacen parte de nuestro cotidiano.  Es que no hay manera de eliminar del arduo trabajo diario su monotonía consustancial, sin olvidarnos de los pequeños o grandes problemas que tenemos que enfrentarnos cuando encaramos nuestra madured. Sin embargo esto hace parte de la existencia humana. Es lo que nos hace sentirnos vivos, que respiremos, que sintamos y como el cacao, si le ponemos um poco de azucar, de alegría, de amor, esas aguas amargas se hacen dulces y suavizan nuestro ser, llegando a tener el mismo efecto que el chocolate.  Nos tranquiliza, nos da paz y felicidad, o sea, un bálsamo para nuestro espíritu.

Si te quedaste con las ganas de un rico chocolate te dejo una receta para que te deleites con este manjar de los dioses.

HELADO DE CHOCOLATE

INGREDIENTES

2 tazas de leche (500 ml.)

1 y 1/2 taza de azúcar (300 gramos)

2 cucharadas de almidón de maíz (fécula)

3 yemas

100 gramos de chocolate semiamargo

1/2 taza de leche caliente (125 ml.)

200 gramos de crema de leche

3 claras

3 cucharadas de azúcar

PREPARACION

Cortar el chocolate en trozos y diluirlo en la leche caliente.

Poner en una cacerola las yemas, el almidón de maíz y el azúcar.

Revolver bien y agregar la leche y el chocolate diluído. Llevar al fuego revolviendo siempre hasta espesar.

Dejar dos minutos más, retirar y dejar enfriar bien.

Batir la crema de leche hasta espesar e incorporar a la preparación anterior.

Batir las claras con el azúcar restante a punto de merengue firme.

Incorporar la crema de chocolate al merengue en forma envolvente.

Verter en cubeteras y llevar al congelador hasta obtener el punto helado.

En el momento de servir decorar con hojas de menta y lenguitas de gato

Sergio Ibarra es profesor de España aquí en São Paulo

sergio.ibarra

LA LEYENDA DEL NAHUAL (Parte 1)

El nahual, leyenda típica de México y Centroamérica, es una palabra que viene del náhuatl (nombre que se le da al lenguaje de origen azteca) que significa “doble” o “proyectado”, remota desde la época prehispánica con los aztecas. De acuerdo con la tradición prehispánica, los dioses aztecas, mayas y toltecas poseían la facultad de adoptar formas animales para interactuar con el ser humano. Cada dios solía transformarse en uno o dos animales.
Cada ser humano está protegido y guiado por un animal. Cuando la persona nace, un animal está rondando el lugar donde estás naciendo y ese va a ser tu animal protector. Normalmente aparece solo en sueños pero puede dar las acepciones y protegerte en un peligro de tu vida presentándose en la realidad y en un hecho concreto. También puedes tener la habilidad de este animal.
Sin embargo, mediante la magia, los brujos y chamanes podían establecer un fuerte vínculo con su nahual, de modo que sus sentidos se agudizaban notoriamente. Pero había otro modo de aprovechar al nahual personal. Quienes se adentraban en el conocimiento de las cosas ocultas, lograban transformarse en su animal guía. De este modo, en México se le conoce como nahual al brujo que tiene la habilidad de transformarse.
Este don, que recibían gracias a sus estudios y pactos con espíritus, podía ser utilizado para el bien, generalmente al convertirse en una especie de vínculo con el mundo sobrenatural. Pero también solía ser usado para otros propósitos, como la maldad. Por ello, a los nahuales normalmente se les teme.

sergio.ibarra

ASÍ CELEBRAMOS EL AÑO NUEVO

Imagem de Amostra do You Tube

En cada parte del mundo tenemos una peculiaridad de celebrar el cambio del año viejo para el año nuevo inventando un sinfín de cosas para sentir el cambio. En la antigüedad el filósofo Aristóteles decía que éramos animales racionales, aspecto que nos diferencia de los animales. Además de ser racionales también somos animales simbólicos. Necesitamos de tener símbolos para poder interpretar nuestra vida, pero cuidado porque símbolos sin rito, es como si fuera una olla sin guisado. Para que tengan sentido estos símbolos tienen que existir los ritos.  El guisado necesita un lugar para cocinarse y la olla necesita del guisado para cumplir su función. Para hacer un buen guisado necesitamos tener una buena olla. Para tener un buen rito necesitamos de un símbolo para que este se encarne en la práctica.

En el año viejo necesitamos de algunos símbolos que interpreten una realidad y que después se manifiesten en un acto concreto, que sería el rito. Por ejemplo en España y en algunas partes de Latinoamérica al llegar las doce de la noche, no importa donde te pille la nochevieja, tienes que zamparte una uva al ritmo de cada campanada. Desde luego que no te va a dar tiempo de masticarlas y saborearlas, pues tienes un segundo para cada uva, así que hay que tragárselas. Cada uva representa un mes y si logras pasártelas todas por tu garganta significara que tendrás doce meses de buena suerte.

En Argentina como en Ecuador, existe otro rito para vivenciar el cambio de la nochevieja para el año nuevo. Ellos hacen un muñeco, ya sea de papel o trapos viejos y al dar las doce campanadas encienden al muñeco. Con el fuego va quemándose todo lo malo y deshaciéndose de los infortunios de lo que pasó en ese año, dejando limpio el futuro para el año que esta viniendo.

En México hay varios ritos, ya sea el de salir de tu casa con las maletas y darte una vuelta alrededor de tu manzana donde vives, esto significara que quieres viajar o el de barrer tu casa y sacar la basura y el polvo por la puerta, sacando todo lo malo que pasó en el año y recibir el año nuevo limpio y puro o el de ponerte ropa interior de un determinado color, por ejemplo amarillo para atraer dinero, rojo para tener suerte en el amor, blanco para tener paz.

Los colombianos tienen una peculiaridad, la de tener sus ritos de la nochevieja. Ellos azotan la puerta a cada campana para alejar a los malos espíritus o recibir la media noche de pie para tener suerte y salud o en besar a alguien del sexo opuesto para tener suerte en el amor.

Por increíble que parezca cada país tiene lo suyo pero lo esencial es que necesitamos de un rito para poder sentir el cambio del año, y lo más interesante, lo que está detrás de todo esto, es darnos a nosotros una nueva oportunidad, que las cosas malas que pasaron quitarlas de nuestra vida, ya sea por medio de muñecos o de barrer las casas. En todo hay un sentido simbólico que nunca lo podremos racionalizar porque pertenece a nuestro ser simbólico. Imagínense ustedes ver a alguien salir con una maleta y estar dando vueltas por la plaza o un español atragantándose con doce uvas a cada campanada en medio de un supermercado. Aparentemente no hay lógica pero significa mucho para aquellos que lo hacen. Yo por ejemplo en el año viejo me como las doce uvas y fíjense que ya agarre experiencia. También cargo en mi cartera un billete para que nunca me falte el pan de cada día. Y tú amigo o amiga, ¿cuál es tu rito de la nochevieja? ¿Qué haces para poder sentir este cambio de año y de vida?

España aquí les desea a todos ustedes un feliz año nuevo y si les apetece comer uvas, cuidado de no atragantarse.

Sergio Ibarra es profesor de España aquí.

sergio.ibarra