• 11 30833334
  • info@espanaaqui.com.br

Arquivo da tag Flamenco

“El flamenco: penas y alegrías danzadas provocativamente”

Imagem de Amostra do You Tube

Son  diversas las  teorías así como  varias sus paternidades. Hay los que lo hacen descender del  árabe, del sefardita, del gitano calí,  así como los que traen la figura del ave garbosa y estilizada que recuerda a la  del bailaor.  Serían los flamencos, que  repoblaron  las tierras andaluzas provenientes de  Flandes que en la época de la reconquista, le prestaron su imagen.

Más allá de lo que agitanó el Flamenco durante el siglo XIX, añadiéndole con loor el cante, el baile y el toque, debemos remontarnos a sus raíces en el siglo XVIII cuando un ambiente de sainetes, tonadas y romanceros lo empiezan a definir como un arte, a través de los  instrumentistas, cantaores y bailaores  de la región de Andalucía.

 Los cantos se fundieron con el rasgar grave de las cuerdas de la guitarra española y tanto penas como alegrías se cantaron y danzaron provocativamente.

Los palos (estilos) que el arte del flamenco presenta, son sinnúmeros y oriundos de las diferentes regiones de Andalucía. Algunos se derivaron en otros, y están los que permanecen desde su nacimiento como  El Martinete,   La Carcelera, La Debla, La Seguiriya, La Toná, Las Malagueñas, Los Romances,  Marianas,  Tangos, La Soleá, Tanguillos, La Saeta, La Alboreá, La Cabal, La Liviana, La Serrana, La Caña, El Polo, Las Bulerías, Jaleos, Gilianas, Cantiñas, Alegrías, Caracoles, Mirabrás, Romeras, Bambera, Tientos, El Garrotín, La Farruca, Fandangos, Jabera, Rondeñas, Granaína, Taranta, Sevilllanas, Cartagenera, Guajiras, Taranto, Milonga, Rumbas, Colombianas, Campanilleros, Villancicos, Nanas, Peteneras, Zambra y el Zapateado.

Estos palos, géneros maleables y versátiles adaptan cualquier tipo de música. Cuando escuchamos bulerías por soleá o canciones por bulerías o aún fado por bulerías para dar solo unos pocos ejemplos,   percibimos el ritmo y la armonía que se desprende de estos palos, que son algunos entre las tantas variables que nos ofrece este género musical.

Si bebió en fuentes milenarias que le  fueron agregando valor, el  Flamenco sin duda es sus intérpretes. Estos al otorgarle a las seguidillas, soleas, cañas, malagueñas, jaleos o tangos el acento flamenco, enriquecieron su estirpe al tiempo que lo llevaron de lo íntimo de las residencias familiares a la popularidad de los cafés cantantes o  de las tabernas alumbradas con candil, hasta  que reinara altanero  y orgulloso en los escenarios teatrales del siglo XX.
 Y es el siglo XXI que en el esplendor de su, para bien o para mal, globalización presenta  a las nuevas generaciones, este a veces tan dramático como jocoso deleite del arte español.

Letras clásicas de alegrías y penas                       

A Caí no le llaman Caí       
que le llaman relicario,
porque por patrona tiene
a la Virgen del Rosario.


Cuando te vengas conmigo
donde te voy a llevar,
a darte una vueltecita
por la muralla real.    

     
Quejío                                                                      
Aay, aaaay
soy desgraciaito
jasta p´al andar
que los pasitos que yo doy p´alante
se me van p’atrás.

Silvia Cevasco / España aquí – Escola de espanhol em São Paulo – Curso de espanhol:        “Cultura de España para que se entiendan españoles y brasileños”. Tel. (11) 3083.3334. info@espanaaqui.com.br