• 11 30833334
  • info@espanaaqui.com.br

Arquivo da tag música medieval

Cantiga nº 77 “Da que Deus mamou” (Y XI)(Final)

Imagem de Amostra do You Tube

Da que Deus mamou o leite do seu peito,

non é maravilla de sãar contreito.

Desto fez Santa Maria miragre fremoso
ena sa ygrej’ en Lugo, grand’ e piadoso,
por ha moller que avia tolleito
o mais de seu corp’ e de mal encolleito.

Da que Deus mamou o leite do seu peito…

Que amba-las suas mãos assi s’ encolleran,
que ben per cabo dos onbros todas se meteran,
e os calcannares ben en seu dereito
se meteron todos no corpo maltreito.

Da que Deus mamou o leite do seu peito…

Pois viu que lle non prestava nulla meezinna,
tornou-ss’ a Santa Maria, a nobre Reynna,
rogando-lle que non catasse despeyto
se ll’ ela fezera, mais a seu proveito

Da que Deus mamou o leite do seu peito…

Parasse mentes en guisa que a guareçesse,
se non, que fezess’ assi per que çedo morresse;
e logo se fezo levar en un leito
ant’ a sa ygreja, pequen’ e estreito.

Da que Deus mamou o leite do seu peito…

E ela ali jazendo fez mui bõa vida
trões que ll’ ouve merçee a Sennor conprida
eno mes d’ agosto, no dia ‘scolleito,
na sa festa grande, como vos retreito

Da que Deus mamou o leite do seu peito…

Será agora per min. Ca en aquele dia
se fez meter na ygreja de Santa Maria;
mais a Santa Virgen non alongou preyto,
mas tornou-ll’ o corpo todo escorreyto.

Da que Deus mamou o leite do seu peito…

Pero avo-ll’ atal que ali u sãava,
cada un nembro per si mui de rig’ estalava,
ben come madeira mui seca de teito,
quando ss’ estendia o nervio odeito.

Da que Deus mamou o leite do seu peito…

Obispo e toda a gente deant’ estando,
veend’ aquest’ e oynd’ e de rijo chorando,
viron que miragre foi e non trasgeito;
porende loaron a Virgen afeito.

Da que Deus mamou o leite do seu peito…

 

 

 

 

 

Fuentes

Imagem de Amostra do You Tube

LAS CANTIGAS DE ALFONSO X EL SABIO (VIII)

La colección de cantigas alfonsíes derivan fundamentalmente de fuentes escritas. Las más importantes son las colecciones latinas de milagros de la Virgen, aunque se pueden rastrear las huellas de una o dos fuentes en lengua romance.

En cuanto a las fuentes de la literatura oral, hay que tener en cuenta los relatos de milagros del folclore español y alemán, pues este era el origen de la madre de Alfonso X, Beatriz de Suabia que era nieta del emperador Federico Barbaroja, e incluso las experiencias personales del rey. Estos ejemplos del propio autor tienen su paralelo en los “exempla” de los sermones populares de los predicadores, que relataban casos presuntamente autobiográficos para aumentar el interés narrativo.

LAS CANTIGAS DE ALFONSO X EL SABIO (VI)

Imagem de Amostra do You Tube

      Audición con texto : “Cantiga de Santa María nº

159. Nom sofre Santa María”. Nº5 Cd. La música  C. S.

Esta es de cómo Santa María hizo descubrir una tajada de carne que habían hurtado a unos romeros que iban a Rocamador.
“No sufre Santa María que sean perdedores los que tienen deseo de hacer sus romerías.”
Y, de esto, oíd un milagro del que quiero hablaros, que mostró Santa María, como he oído contar a unos romeros que fueron a orar a Rocamador, como muy buenos cristianos, sencillamente y con humildad.
Y cuando entraron en el burgo, se fueron a buscar posada, y mandaron comprar carne, y pan, y vino, para su comida; entretanto, se fueron a rogar a la Virgen que a su Hijo rogase, en sus piadosos ruegos, por ellos y no tuviese en cuenta cómo habían errado, sino que alcanzasen perdón por cuanto hubieran pecado. Y, cuando lo hicieron, volvieron, y no de vagar, a donde tenían su comida, de la que estaban ansiosos.
Y mandaron poner nueve tajadas -así Dios me ampare- en la olla, tantas como ellos eran; pero, cuando fueron a sacarlas, hallaron una de menos, que la criada les había hurtado, y por ello estaban muy quejosos.
Y buscaron por toda la casa, para poder hallarla, llamando a Santa María, que se la quisiese mostrar, y oyeron en un arca a la tajada que daba golpes, y allá se fueron corriendo, que no se fueron lentamente, e hicieron luego abrir el arca y mirar dentro, y vieron a la tajada saltar, de acá para allá, y salieron a la calle a llamar a muchas gentes que vieron aquel milagro, que fue de los maravillosos que la Virgen gloriosa había hecho en aquel lugar.
Después, cogieron la tajada y se fueron a colgarla de un cordón de seda ante su altar, loando a Santa María que hace milagros hermosos.

Como Santa Maria fez descubrir ha posta de carne
que furtaran a us romeus na vila de Rocamador.

 

Non sofre Santa Maria de seeren perdidosos
os que as sas romarias son de fazer desejosos.

E dest’ oyd’ un miragre de que vos quero falar,
que mostrou Santa Maria, per com’ eu oý contar,
a us romeus que foron a Rocamador orar
como mui bõos crischãos, simplement’ e omildosos.

Non soffre Santa Maria de seeren perdidosos…

E pois entraron no burgo, foron pousada fillar
e mandaron conprar carne e pan pera seu jantar
e vynno; e entre tanto foron aa Virgen rogar
que a seu Fillo rogasse dos seus rogos piadosos

Non soffre Santa Maria de seeren perdidosos…

Por eles e non catasse de como foran errar,
mais que del perdon ouves[s]en de quanto foran peccar.
E pois est’ ouveron feito, tornaron non de vagar
u seu jantar tian, ond’ eran cobiiçosos.

Non soffre Santa Maria de seeren perdidosos…

E mandaran nove postas meter, asse Deus m’ anpar,
na ola, ca tantos eran; mais poi-las foron tirar,
acharon end’ ha menos, que a serventa furtar
lles fora, e foron todos poren ja quanto queixosos.

Non soffre Santa Maria de seeren perdidosos…

E buscaron pela casa pola poderen achar,
chamando Santa Maria que lla quisesse mostrar;
e oyron en un’ arca a posta feridas dar,
e d’ ir alá mui correndo non vos foron vagarosos.

Non soffre Santa Maria de seeren perdidosos…

E fezeron log’ a arca abrir e dentro catar
foron, e viron sa posta dacá e dalá saltar;
e sayron aa rua muitas das gentes chamar,
que viron aquel miragre, que foi dos maravillosos

Non soffre Santa Maria de seeren perdidosos…

Que a Virgen groriosa fezess’ en aquel logar.
Des i fillaron a posta e fórona pendorar
per ha corda de seda ant’ o seu santo altar,
loando Santa Maria, que faz miragres fremosos.

Non soffre Santa Maria de seeren perdidosos.

 

 

 

 

 

LAS CANTIGAS DE ALFONSO X EL SABIO (V)

Imagem de Amostra do You Tube

Lengua escrita y clasificación

El castellano era la lengua oficial en el reino de Castilla ya desde Alfonso IX, sin embargo fue el galaico-portugués el idioma usado para escribir las Cantigas de Santa María. El uso del galaico-portugués  se debió sin duda al hecho de que éste era considerado en ese momento, y prácticamente hasta el siglo XV, como el idioma más cortesano y aristocrático, el más apto para la poesía lírica.

Hay 418 cantigas distintas, más una introducción en homenaje a Don Alfonso y un prólogo, recopiladas en cuatro manuscritos. []Las Cantigas de Santa María pueden dividirse en dos grupos:

  • El primero lo forman las «Cantigas de Nuestra Señora», en las que el tema está formado por alabanzas a la virgen Santa María y es un verdadero compendio de historias, milagros, y relatos relacionados con la Virgen, bien sea por su intervención directa o por los amores místicos que su figura genera en las almas piadosas.
  • El segundo, son las cantigas de loor, casi místicos, en los que en lugar de cantar los milagros de la Virgen se reflexiona sobre ella, como en una oración. Estas adoptan la forma de himnos sagrados como los que se interpretaban en la liturgia, pero que sirvieron a la vez de entretenimiento literario y musical en las cortes palaciegas y fiestas profanas, y que de ahí eran transmitidas por los juglares al folclore de tradición popular.

LAS CANTIGAS DE ALFONSO X EL SABIO

Imagem de Amostra do You Tube

 “Cantiga de Santa María nº 2

EN CASTELLANO

Muito devemos varôes” S.XIII Alfonso X El Sabio

“Varones, mucho debemos loar a Santa María, que otorga sus gracias y sus dones a quien confía en ella.”
A un prelado suyo, que fue primado de España y era llamado Ildefonso, además de sus buenas dotes, le dio una vestidura que trajo del Paraíso, bien hecha, a su medida, porque él había puesto todo su entendimiento en loarla de noche y de día.

Bien empleó él sus dichos, como lo hallamos, de cierto, en los buenos escritos que hizo sobre la virginidad de esta muy santa Señora; por ellos, le fue tornado en loor cuanto la habían menospreciado los judíos y herejes.

El mayor milagro del mundo, ya esta Señora se lo había mostrado antes cuando marchaba, en una procesión, con el rey Recesvinto, y se les apareció Santa Leocadia y, cuando el rey cortaba un trozo de su mortaja, le dijo: “Ay, Alfonso santo; por ti vive, devuelta su honra, mi Señora.”

Porque la Gloriosa lo encontró fuerte y sin miedo en loar su preciosa virginidad, en Toledo le donó un alba, para que la vistiese en sus fiestas. La Virgen, santa y salva, al dársela, le dijo: “Mi hijo te envía esto…”

Y después de que le hubo dado este raro y hermoso don, le dijo: “Por Dios, muy fatuo sería quien, al asentarse en esta sede, cuando tú ya no seas, probase vestírsela, porque Dios tomaría venganza de él.”

Luego que fue partido del mundo este confesor de Cristo, fue arzobispo, fallido, don Siagrio, que determinó esto para su daño, ya que, atrevido, al vestirse aquella tela, fue muerto y perdido, como había dicho la Virgen.

EN GALAICO-PORTUGUÉS

Esta é de como Santa Maria pareceu en Toledo
a Sant’ Alifonsso e deu-ll’ha alva
que trouxe de arayso, con que dissesse missa.

Muito devemos, varões,
loar a Santa Maria,
que sas graças e seus dões
dá a quen por ela fia.

Sen muita de bõa manna,
que deu a un seu prelado,
que primado foi d’Espanna
e Affons’ era chamado,
deu-ll’ ha tal vestidura
que trouxe de Parayso,
ben feyta a ssa mesura,
porque metera seu siso
en a loar noyt’ e dia.

Poren devemos, varões…

Ben enpregou el seus ditos,
com’ achamos en verdade,
e os seus bõos escritos
que fez da virgidade
daquesta Sennor mui santa,
per que sa loor tornada
foi en Espanna de quanta
a end’ avian deytada
judeus e a eregia.

Poren devemos, varões…

Mayor miragre do mundo
ll’ ant’ esta Sennor mostrara,
u con Rei Recessiundo
ena precisson andara,
u lles pareceu sen falla
Santa Locay’, e enquanto
ll’ el Rey tallou da mortalla,
disse-l’: «Ay, Affonsso santo,
per ti viv’ a Sennor mya.»

Poren devemos, varões…

Porque o a Groriosa
achou muy fort’ e sen medo
en loar sa preciosa
virgindad’ en Toledo,
deu-lle porend’ ha alva,
que nas sas festas vestisse,
a Virgen santa e salva
e, en dando-lla, lle disse:
«Meu Fillo esto ch’ envia.»

Poren devemos, varões…

Pois ll’ este don tan estrãyo
ouve dad’ e tan fremoso,
disse: «Par Deus, muit eãyo
seria e orgulloso
quen ss’ en esta ta cadeira,
se tu non es, s’ assentasse,
nen que per nulla maneira
est’ alva vestir provasse,
ca Deus del se vingaria.

Poren devemos, varões…

Pois do mundo foi partido
este confessor de Cristo,
Don Siagrio falido
foi Arcebispo, poys isto,
que o fillou a seu dano;
ca, porque foi atrevudo
en se vestir aquel pano,
foi logo mort’ e perdudo,
com’ a Virgen dit’ avia.

Poren devemos, varões…

 

 

LAS CANTIGAS DE ALFONSO X EL SABIO (II)

Imagem de Amostra do You Tube

TEMÁTICA
La devoción mariana estaba en auge. Frailes, clérigos y caballeros en general participaban de ella. El rey alentaba en sus cantigas a poetas y juglares para que dedicaran sus esfuerzos e inspiraciones a la «Santa Dama».
Las Cantigas —o Cántigas— de Santa María (mediados del siglo XIII-1284) constituyen el cancionero religioso medieval de la literatura en galaico-portugués, frente al profano que estaría constituido por las cantigas de amigo, de amor y de escarnio, tal como hemos visto hace un momento.
Se trata de un conjunto de aproximadamente 420 composiciones en honor a la Virgen María. La mayoría son cantigas que relatan milagros sucedidos con la intervención de María, denominadas Cantigas de miragre.
A lo largo de toda la colección, a cada diez piezas aparece una que no es narrativa, sino que tiene una intención más lírica. Estas son conocidas como las Cantigas de loor. En ellas se alaba a la Virgen María, se agradece su actitud mediadora o se cantan sus virtudes. Tienen carácter hímnico. Este es el caso de la Cantiga nº 100, titulada santa María,strela do dia en la que se nos presenta a la virgen como la estrella que ha de guiarnos hacia Dios.

 

 

 

MP4 MEDIEVAL

Imagem de Amostra do You Tube     Desde que se invento el gramófono y el disco de vinilo la tecnología nos ha ido ofreciendo nuevos formatos de reproducción y transmisión de la música. Discos, cintas casetes, CD, DVD, Ifonhe,MP3,radio,internet…Todos nos ofrecen o transmiten la música de forma enlatada.

     Casi a finales del siglo XIII son escritas y compuestas 418  pequeñas canciones llamadas de Cantigas de Santa María. La mayoría de ellas narrando milagros de la Virgen María (cantigas de miragre)  y otras  alabando a la propia Virgen María (Cantigas de loor). Estas, se engloban en la lírica galaico-portuguesa medieval. Composiciones, del rey Alfonso X el Sabio y sus colaboradores. Son las cantigas denominadas religiosas. Este rey, mismo siendo de Castilla, las compuso en galaico-portugués, que era el idioma en esa época más propio para la literatura por su carácter más aristocrático y cortesano, visión que durará hasta el siglo XV.

      Existen otras 1.600 cantigas, denominadas Cantigas profanas. Divididas a su vez en: cantigas de amigo, cantigas de amor y cantigas de Escarnio.

      De casi estas 2.000 cantigas, nos han llegado con partitura musical algunas de Martín Codex y las de Alfonso X el Sabio.

      Estas últimas, están en cuatro códices: el códice toledano, que ahora se conserva en la Biblioteca Nacional de Madrid, dos en El Escorial y el códice de Florencia. Estos códices, además de las partituras, contienen bellísimos dibujos representando algunos milagros y a a diferentes músicos con sus instrumentos musicales. Son las carátulas medievales que ilustran los contenidos musicales.

       No existiendo  en esa época  Cd o MP3, los juglares trovadores, músicos y sacristanes cantaban y tocaban en directo las bellas canciones para sus variados públicos. Fieles en la iglesias, cortesanos en los palacios o público en general en las calles de los burgos o aldeas.

Luis María Maestro García