FC Barcelona, entre la arquitectura y el amanuense

El epílogo de la Liga nos manda echar un vistazo atrás, mi madre me advirtió estos días que el pasado y la melancolía, fuera, sin embargo, con su permiso, me permito un regate.

La Liga más insulsa de los últimos años con su Barcelona más triste y su Madrid más desencantado.

El Barcelona es una obra de arquitectura desde Cruyff y Guardiola, juega a trazos, a pesar de su simplicidad nadie lo repite, imposible reproducir lo que se ve, su evidencia es intransferible, este año no necesitó de nada, soso, brutal, suficiente.  También, en esta temporada al Barcelona le dio por abrir la boca más que nunca, o se la abrieron, uno no sabe si como actor o títere, cuando esto ocurre la marca futbolera española más relevante en la actualidad se convierte en un amanuense, la clientela parcial del Camp Nou se pone amarilla, el estadio cambia a bar, felizmente fuera nadie les hace caso.  Pero esto debe de distraer.

El Real Madrid es una obra de arte, que cuando no le sale, da chapuza.  Y este año osciló entre la gotera y la chilena de Ronaldo.

Dos maneras de jugar, confirmar que dos maneras de vivir suena a Aristóteles, me quedo con sus antagonías a pie da campo, más allá es un zarzal, Puyol, t´estimo, retorna.

Iniesta, el jugador desnudo

Iniesta se nos va a China y con él un montón de buena crianza y chiclete en el pie.

Qué manera de mascar, qué manera de adoctrinar.

Gestó el más importante punto en común con mis hijos, el amor a la Selección Española y al fútbol en general, jamás después logré consenso alguno en nada.

Quizá la pasión desbordante por el Real Madrid.  Pero Iniesta estaba por encima del blanco y blaugrana, era un jugador que jugaba desnudo.

Para los adultos marcó el gol que nos destapaba finalmente del complejo, salimos del armario casi en el último minuto, qué alivio.

Ya Torres había dado el primer aviso dos años antes, para los niños sin memoria, eran los mejores.

Se nos va el consenso por lo que consiguió por todos, simbolizado en un atronador Riazor con su gente descendida en ese mismo y trágico momento.

También la leyenda por lo que no, nuestro Brasil´82 con su no conquista del Fifa Player 2010, L`Equipe acabó pidiéndole perdón.

Se nos apaga el sueño, los niños recuperan la realidad,  ya van creciendo.

 

Lucas Vázquez, el padre de todos los penaltis

Cuando Cristiano Ronaldo se elevó al quinto piso y le puso la pelota para que la empujara, noté que a Lucas Vázquez se le congeló el cuerpo, al principio pensé que como a Cardeñosa en el 78 era un nudo en el estómago amarrándole la pierna derecha, tras ver las imágenes llegué a la conclusión de que todo fue planificado.

A Benatia lo esperó y en fracción de segundos tuvo que decidir si desviarla a la red o esperar un contacto inevitable.  Y esto fue lo que ocurrió, el italiano lo empujó por detrás, tuvo que cargarlo y marró en el achique de la pelota.

Lucas Vázquez aguantó porque sabía que Benatia se le venía encima a la desesperada, y eso por detrás inevitablemente llevaría al contacto, cuál, imprevisible, cualquiera, qué más da, dentro del área da penalti, probabilidad mínima de que el italiano no lo arrollara por algún flanco.

Lucas Vázquez gestionó la opción más arriesgada, empujarla era más fácil, la habilidad de Benatia casi provocó su impugnación en el campo, pero le salió bien.  Yo hubiera tirado a gol, eran 2 metros.

Después acudió el drama, Buffon, el Bolero de Ravel de la sempiterna historia del Madrid y la bilis de los exaltados.

De las intensidades, las voluntades y los dramas a los árbitros todavía no les han dicho nada, hace tiempo que cargan contra los tramposos y sacan tarjetas amarillas en los piscinazos intentando  mimetizar la mala índole del jugador cuando huele el premio fácil de una falta provocada, como los psicólogos, estas son las arenas movedizas del mérito, pero de ahí a Shakespeare hay un mundo, probablemente estaríamos hablando de otra cosa, no sé si de fútbol, quizá de uno diferente.

Solo los hinchas discuten sus preferencias, lo tenemos muy claro y el mundo drásticamente está dividido en dos.

Por lo demás, la Juventus mereció ganar, quedará en el aire quién debería haber superado la prueba a los puntos, catalogación que tampoco nos vale hoy por hoy.

Lucas Vázquez tiene visión periférica y desde hace tiempo es el principal socio de Cristiano Ronaldo.

 

Penalti a Lucas Vázquez

Piqué, el condicional y el pretérito pluscuamperfecto

De pequeños todos queríamos ser jugadores de fútbol, normalmente el sueño se mudaba y al crecer, las opciones variaban a profesiones más serias.

Una vez crecidos uno percibe que continúa queriendo ser futbolista viendo a algunos como Piqué haciendo las cosas tan bien, rebosante de éxito como un cava en ebullición, multidisciplinar al igual que un gran artista, incorporando roles diversos y todos cuidados y redondos, empresario transversal, comunicador, visionario, influencer, grandísimo jugador.

Si a todo esto se le une su experiencia, cual lomo bien adobado, y uno observa que sus manifestaciones ideológicas tienen la madurez y la componenda final  y sabia del posibilismo, llamémosle también seny, qué más a uno le gustaría o le hubiera gustado ser de mayor.

Piqué es uno de los pocos futbolistas en el mundo que une el condicional simple e infantil con el maduro pretérito más que perfecto.

Piqué, t´estimo.

(ir a la actividad aquí)

Tebas, no te vayas

La Liga está recuperándole terreno al gran circo futbolístico mundial, la Premier.

Estadios llenos, céspedes inmaculados, gradas ordenadas, mayor seguridad, otra manera de arbitrar y nuevas tecnologías aplicadas a la retransmisiones han hecho que el espectáculo gravite hacia el producto y que en la góndola de los fines de semana se haya convertido en opción, años atrás, remota.

Tebas es el culpable de ponerle un envoltorio apetitoso, de haber perseguido los casos de corrupción y amaños, de distribuir con más equidad sus ingresos, además de internacionalizarla con la idea de conseguir una transcendencia mundial real, por eso le van a subir el sueldo ante la mirada atenta del Calcio.

En Brasil, la ESPN empieza a mirarle a la Liga con otros ojos.

 

Un Real Madrid vacío en la Liga Española

Es un equipo con los mismos mimbres de éxito que le llevaron a la gloria el año pasado pero sin prestaciones.

Ganar tiene sus riesgos, el primero, que uno no puede mirar para atrás porque las delicias de la celebración inhiben la alerta del futuro, que es lo que nos mantiene vivos.

Ganar todo, además, como la Champions, la Supercopa de Europa y la Supercopa de España incorpora el peligro del infinito que surge cuando no hay nada más allá.

La preparación física del Real Madrid en pretemporada fue minuciosa y es difícil pensar que habrá una segunda para el tramo final de todas las competiciones, menos la Copa del Rey, en la que está inmerso.

Existen lunares adicionales, la incógnita de Cristiano Ronaldo, el desvarío de Modric, la involución de Isco, el hipo de Sergio Ramos, la estagnación de Casemiro, el problema de Carvajal, la infructuosidad de Marcelo o Benzemá, el desinfle de Bale el desconcierto de Kroos…

Películas repetidas del fútbol

En Brasil, supongo que también en otros lugares del mundo, uno es capaz de visionar, si se lo permite su familia, casi todos los partidos del campeonato inglés, parte del español, francés y alemán, con algunos de Holanda, Bélgica, Rusia y China en un mismo fin de semana.  Pero lo atribuyo principalmente a una característica brasileña, la sobreabundancia.  Todavía no atisbo a encontrarle una explicación al por qué de la exageración en muchos aspectos de la vida de este país, pero lo que está claro es que en Brasil, el tamaño es documento.

Me recuerda la saturación, al fin y al cabo derivada en hartazgo, a cuando un brasileño me dice que viajó a Europa y se hizo 11.000 kilómetros en 10 días.  Tanto fútbol pierde esencia, hasta uno nota que los jugadores ejercen un oficio de rutina, la consecuencia y pienso que a muchos otros aficionados al fútbol les pasará lo mismo, raramente acabo de ver uno entero, no hay emoción, jugadas memorables, intensidad, casi todo está previsto, me han puesto la película repetida, como cuando en el cine parroquial de mi pueblo cambiaron el rollo de la película para la segunda parte y esta volvió a empezar.

Segundo Villanueva, São Paulo

Premier League, tócala otra vez Sam

Como los ingleses no hay para gestionar un producto, su fútbol lo es, todo uniforme y predecible, único y empaquetado, unísono, unívoco, nada altisonante, conservador y nada intempestivo, no cabe nada parecido a los grandes restaurantes donde los alimentos tienen sus días y las tartas de manzana a veces con frutos verdes, menos o más maduros, su fútbol es maduro y dulce, no cabe uno a la española donde un Getafe Leganés te puede matar de aburrimiento… el padrón prima, son una isla al fin y al cabo, siempre lo fueron, de cuerpo y alma, centripetismo, su fútbol también, uno sabe a lo que va, lo tienen pensado de arriba abajo, el guión establecido, el armazón perfectamente previsto, lo único que falta es quién la va a tocar otra vez Sam…

Segundo Villanueva, São Paulo

El fast-food y la Premier League

Siguiendo con la línea de raciocinio anterior, la liga inglesa puede ser comparable con el fast-food, todo igual, igual el Stoke City que el Manchester, que el Chelsea que el Swansea, mejores unos, peores otros, perfectamente empaquetados, primorosamente presentados, tupidos céspedes, impecables aficiones hoy, impolutos árbitros, márketing arrebatador, impaciencias por asistirlos, admirables, al mismo tiempo sin picante, carácter, defectos, personalidad, ¿dónde están los lugares?

Segundo Villanueva, São Paulo

Fútbol inglés

Mis hijos me dicen que el fútbol inglés es todo igual, quizá tengan razón, obedece a un diseño de marketing, por tanto, todos los equipos deben ser parecidos.  Esto le da cohesión como producto pero le quita personalidad.  Para el expectador es una maravilla, como competición principalmente cuando toca enfrentarse a otros equipos de otras ligas ocurre que quizá las realidades futbolísticas internacionales exijan otro tipo de diseños y no sean todo lo competitivos que deberían pues su realidad está al margen de la de la mayoría de campeonatos en el mundo.

Segundo Villanueva, São Paulo