Cada vez que se intenta controlar el clima, que es caótico, irreprimible, salen los monstruos, hace 30 años que veo en Pamplona aerogeneradores como la alternativa a otro tipo de recursos energéticos, para llegar a 2022 y todavía depender del gas ruso o argelino, de origen dudoso y lo peor, concentrado, algo no se está contando bien y como ocurre con la medicina y sus laboratorios de experiencias, es de suponer que además de un negocio no haya ni mucho menos ni una pizca de control sobre ese caos que felizmente domina la tierra al margen de la decisión limitada del ser humano. Como mucho, podremos dejar de consumir algunos litros de agua, como hicieron en Ciudad del Cabo en 2017, o eliminar los eucaliptos de California para que no subyuguen el subsuelo superficial y transcurran fuentes internas.

Cuando el hombre piensa en implicar a la razón en menesteres insospechados, Goya nos advirtió que produciría monstruos.

Publicado por Segundo Villanueva

Escuela para la enseñanza del Español como Lengua Extranjera en Brasil

Deixe um comentário

O seu endereço de e-mail não será publicado.

*

Esse site utiliza o Akismet para reduzir spam. Aprenda como seus dados de comentários são processados.