Ágape de miércoles

Me envía mi madre una foto transcontinental de su ágape de miércoles, unas lentejas estofadas con jamón y garrón viejo, pan y vino, como mandan los cánones de toda la vida.

Esta atalaya gastronómica de padres, como aquella de la Cala de Finestrat que veía piratas, es la manera más práctica para divisar las novedades y que no me sojuzguen sin pelea, discutir con mis hijos los regímenes proteicos destinados a incrementar la voluptuosidad del músculo es una tarea perdida, algo exhaustivo, agotador.

¿Te gusta lo que estás leyendo?  Puedes continuar haciéndolo aquí

Deixe um comentário

O seu endereço de e-mail não será publicado.


CAPTCHA Image
Reload Image

Esse site utiliza o Akismet para reduzir spam. Aprenda como seus dados de comentários são processados.