Piqué, el condicional y el pretérito pluscuamperfecto

BySegundo Villanueva

Piqué, el condicional y el pretérito pluscuamperfecto

De pequeños todos queríamos ser jugadores de fútbol, normalmente el sueño se mudaba y al crecer, las opciones variaban a profesiones más serias.

Una vez crecidos uno percibe que continúa queriendo ser futbolista viendo a algunos como Piqué haciendo las cosas tan bien, rebosante de éxito como un cava en ebullición, multidisciplinar al igual que un gran artista, incorporando roles diversos y todos cuidados y redondos, empresario transversal, comunicador, visionario, influencer, grandísimo jugador.

Si a todo esto se le une su experiencia, cual lomo bien adobado, y uno observa que sus manifestaciones ideológicas tienen la madurez y la componenda final  y sabia del posibilismo, llamémosle también seny, qué más a uno le gustaría o le hubiera gustado ser de mayor.

Piqué es uno de los pocos futbolistas en el mundo que une el condicional simple e infantil con el maduro pretérito más que perfecto.

Piqué, t´estimo.

(ir a la actividad aquí)

About the author

Segundo Villanueva administrator

Leave a Reply

*