Categoria Sem categoria

porSegundo Villanueva

Fútbol antisocial

Qué difícil hoy acabarse un partido de fútbol por la tele, su proliferación disminuye el interés y los aparatos electrónicos por primera vez en la historia restringen el carácter social a lo que antes generaba una congregación multitudinaria y espontánea.

Los límites de las cosas son intangibles como los desastres del agua, lentos pero inapelables.

Da la sensación de que su nivel de hartazgo está lanzando varios mensajes, como la falta de calidad técnica debido a la exhaustión de los jugadores, conflictos desmesurados al gestionar el lugar donde se encuentra la televisión principal en unos espacios privados donde las líneas preclaras de la jerarquía ya no existen…

El partido retransmitido se esperaba en los 80 como una fiesta con todos sus ingredientes.

porespanaaqui

Y después de 10 años, se cumplió la profecía…

El fútbol inglés reina en Europa después de pegarle al poste durante 10 años seguidos, esto no quita para que a lo largo de la década todo el mundo lo considerase el mejor, imagino que ahora podrá descansar en paz sabiendo que al final tenía razón.

Lo que está claro es que en fútbol no hay lógicas, pero a la larga siempre gana el mejor y durante este tiempo España fue el país más competente en Europa, en las dos velocidades, alguien podría decir que lo del binomio, etc, el Sevilla y el Atleti se comieron también el resto.

Guardiola dijo un día que el Madrid no fue un gran equipo en los años anteriores, a pesar de haber siempre bailado con la más guapa, me acuerdo del mundial del 70 donde Perú era considerada la selección favorita para llevarse el título, a la postre fue Brasil.

Confundir competencia con estética, formato o estilo y no contrastarla con la realidad a ver qué ocurre es un ejercicio típico de preferencia personal, los ingleses fueron los que más jugaron a lo mismo consiguiendo formatear un solo fútbol en 20 equipos diferentes y todo ello, llenando sus estadios, los equipos españoles alejados del concepto producto futbolístico, fueron sin embargo los más competentes de la última década.

Este año ya no lo serán más.

porespanaaqui

El Barcelona y una pica en Flandes

Existe psicosis que traba la espalda y el Barcelona busca la espalda porque existe psicosis, cómo es posible no remediar la recurrente tragedia, el desenlace previsto, un Madrid Barcelona reconvertido en película feliz o infeliz sin moneda al aire, herida mortal,  moral en forma de fútbol donde parece alojarse el bien y el mal definitivamente en los colores de los dos equipos más importantes del mundo, es lo que debe de dar un equipo visceral e imprevisible ante otro basado en el trazo.

La pica en Flandes ya no es tal porque los tercios blaugranas rehabilitan el camino catalán con ninguna tragedia, solo repetir el guión que ganan.

Al Madrid siempre le cabrá la épica, la rehabilitación inesperada que envuelve el áurea del héroe maltrecho.

porespanaaqui

La democracia, su némesis y el Real Madrid

La perversión de la democracia se manifiesta en la burocracia.  Elegir no exige total respeto al sistema desde el momento en que ampara el salvoconducto de su némesis que no es otro que la corrupción y principalmente el déficit de la balanza fiscal, la antesala de muerte de cualquier empresa privada.  Pero el estado no quiebra y la justicia es lenta.

La protesta se podrá manifestar de diferentes maneras, a través de la polarización o con intentos de mociones de censura.  Una retomada de regímenes autoritarios se antoja imposible.

El Real Madrid pasó de la dictadura ronaldiana por la ansiada democracia de principio de temporada a la más atroz inoperancia degenerada en un juego burocrático y encogedor en solo 2 meses.

¿Quién le pone el cascabel al gato en este equipo?

porSegundo Villanueva

Cristiano Ronaldo, lo mejor de tu vida nos lo hemos llevado nosotros…

Cuando Ronaldo bajaba la cabeza con un gol del compañero, qué difícil resultaba entenderlo entre los madridistas, atribulados hasta para explicarlo al enemigo, pero ahora ido en la Juventus todo encaja,  Ronaldo nunca apreció al Real Madrid, tampoco a su afición, la única en el mundo que censura por impaciencia, algo a sus compañeros, pero jamás sus brillos, devaluados que si no de él.

Nadie le llora, lo más triste de todo, su ausencia deja un alivio entre los jugadores, el Bernabéu y los aficionados de a pie, solo los niños, grandes entendidos en películas con héroes, mostrarán cierto desconcierto cuando vuelvan al colegio al depararse con la mayor incógnita ofrecida tras el cansino divorcio, cuál el gesto artístico de superhéroe a imitar, qué se inventará el megaglorio  que no remita al Madrid, para nosotros adultos, como ya lo dijo Julio Iglesias, lo cortés no quita lo valiente, le cantaremos con melodía de fin de tarde, que lo mejor de su vida nos lo hemos llevado nosotros.

porSegundo Villanueva

Brasil 82 contra Brasil 94

A la irresoluta selección brasileña del 82 se le llora hasta hoy en proporción directa a cuanto se reniega de la victoriosa del 94.

Si yo fuera Bebeto o Taffarel, Mauro Silva, Jorginho o Romario, intentaría devolver este título triste, el Brasil ingrato no lo reconoce.

Muy propio del ser humano llorar a los hombres cuando muertos, casi hasta obrar su resurrección,  pero parando siempre un poco antes, no vaya a ser que se obre milagro.  Loar al vivo, de veras, una manía poco habitual, para réditos sí, ay si se pudieran matar los éxitos del audaz…

El residuo de Sócrates, Zico y los otros tuvo su cónclave en México 86, la constatación de la defunción del fútbol arte, entonces se demostró que a la pintura había que ponerle cartabón.

No supe hasta bien después que tras la oscuridad de Argentina 78 intentó salir el sol en España con un Brasil luminoso pero frágil.  Con el tiempo uno acaba por descubrir que Italia y Alemania siempre constatan el fútbol.

Lo mismo con Holanda 74, a la que nadie vio, un muerto loable convertido en residuo definitivamente 4 años más tarde en una magnífica tarde de Kempes en su Monumental.   Qué hartazgo lo de la naranja mecánica que revolucionó el fútbol y nunca ganó nada.  ¿Jugó Alemania la final?

En fútbol siempre gana el mejor, pero la ecuación no entiende de hermosura, Brasil en el 70, un equipo cuestionado antes y durante el torneo, solo jugó con gracia contra Italia, .

Lo bueno está por venir y lo mejor no fue, el hombre y su afán de no ser de donde está.

 

porSegundo Villanueva

Zinedine Zidane, la gloria y sus secretos.

Algunos venden lo que nunca alcanzaron con excusas imposibles, como los niños con miedo o los funcionarios menores, otros disminuyen sus glorias porque prefieren la familia, Zidane tras su tercera gloria, de manera elegante le dijo a Florentino que ansiaba la Liga.

Con él se va el hombre, el sosiego, la voz callada y el buen tino.

Los madridistas sabemos cuánto Mourinho nos hizo sufrir, de Zidane llegamos a gustar hasta de su calva, su figura de francés comedido, qué bueno era todo en él, incluso, ahora caemos, hasta sus longicuos secretos.

porSegundo Villanueva

Lucas Vázquez, el padre de todos los penaltis

Cuando Cristiano Ronaldo se elevó al quinto piso y le puso la pelota para que la empujara, noté que a Lucas Vázquez se le congeló el cuerpo, al principio pensé que como a Cardeñosa en el 78 era un nudo en el estómago amarrándole la pierna derecha, tras ver las imágenes llegué a la conclusión de que todo fue planificado.

A Benatia lo esperó y en fracción de segundos tuvo que decidir si desviarla a la red o esperar un contacto inevitable.  Y esto fue lo que ocurrió, el italiano lo empujó por detrás, tuvo que cargarlo y marró en el achique de la pelota.

Lucas Vázquez aguantó porque sabía que Benatia se le venía encima a la desesperada, y eso por detrás inevitablemente llevaría al contacto, cuál, imprevisible, cualquiera, qué más da, dentro del área da penalti, probabilidad mínima de que el italiano no lo arrollara por algún flanco.

Lucas Vázquez gestionó la opción más arriesgada, empujarla era más fácil, la habilidad de Benatia casi provocó su impugnación en el campo, pero le salió bien.  Yo hubiera tirado a gol, eran 2 metros.

Después acudió el drama, Buffon, el Bolero de Ravel de la sempiterna historia del Madrid y la bilis de los exaltados.

De las intensidades, las voluntades y los dramas a los árbitros todavía no les han dicho nada, hace tiempo que cargan contra los tramposos y sacan tarjetas amarillas en los piscinazos intentando  mimetizar la mala índole del jugador cuando huele el premio fácil de una falta provocada, como los psicólogos, estas son las arenas movedizas del mérito, pero de ahí a Shakespeare hay un mundo, probablemente estaríamos hablando de otra cosa, no sé si de fútbol, quizá de uno diferente.

Solo los hinchas discuten sus preferencias, lo tenemos muy claro y el mundo drásticamente está dividido en dos.

Por lo demás, la Juventus mereció ganar, quedará en el aire quién debería haber superado la prueba a los puntos, catalogación que tampoco nos vale hoy por hoy.

Lucas Vázquez tiene visión periférica y desde hace tiempo es el principal socio de Cristiano Ronaldo.

 

Penalti a Lucas Vázquez

porSegundo Villanueva

Premier League, tócala otra vez Sam

Como los ingleses no hay para gestionar un producto, su fútbol lo es, todo uniforme y predecible, único y empaquetado, unísono, unívoco, nada altisonante, conservador y nada intempestivo, no cabe nada parecido a los grandes restaurantes donde los alimentos tienen sus días y las tartas de manzana a veces con frutos verdes, menos o más maduros, su fútbol es maduro y dulce, no cabe uno a la española donde un Getafe Leganés te puede matar de aburrimiento… el padrón prima, son una isla al fin y al cabo, siempre lo fueron, de cuerpo y alma, centripetismo, su fútbol también, uno sabe a lo que va, lo tienen pensado de arriba abajo, el guión establecido, el armazón perfectamente previsto, lo único que falta es quién la va a tocar otra vez Sam…

Segundo Villanueva, São Paulo

porSegundo Villanueva

El fast-food y la Premier League

Siguiendo con la línea de raciocinio anterior, la liga inglesa puede ser comparable con el fast-food, todo igual, igual el Stoke City que el Manchester, que el Chelsea que el Swansea, mejores unos, peores otros, perfectamente empaquetados, primorosamente presentados, tupidos céspedes, impecables aficiones hoy, impolutos árbitros, márketing arrebatador, impaciencias por asistirlos, admirables, al mismo tiempo sin picante, carácter, defectos, personalidad, ¿dónde están los lugares?

Segundo Villanueva, São Paulo