Categoria Uncategorized

porespanaaqui

Instagram, su sentimiento y la mentira

Mi hijo me dijo el otro día que no hay sentimiento sin Instagram, y que Instagram hace tiempo que nos quitó el sentimiento.

– Algo difícil de entender, no sé a qué te refieres.

Le pregunté qué quería decir y con toda su mordacidad, una vez confesó que para sufrir menos era necesario tratar a las personas como números, me puso algunos ejemplos.

Cito el más próximo, el de Notre Dame y los mensajes apenados de algunos compañeros suyos que se estaban riendo al tiempo que los enviaban.

– La pena no existe, existe su publicación…

– Nosotros somos fakes para el mundo.  – le inquirí

– Sí, somos mentira pura (le gusta imitar al presidente de Costa Rica cuando al tragarse una avispa entera mientras discursaba y viendo la cara de estupor, o de no poder aguantarse la risa de los periodistas, reconoció el bocado afirmando que era proteína pura).

– Haciendo una analogía con el poeta cuando le respondió a la amada al preguntarle qué era poesía, poesía eres tú, podríamos afirmar entonces que en relación a la mentira, mentira somos todos…

– Exacto…

 

porespanaaqui

Semana Santa, resurrección

Cuesta darle la vuelta a la Semana Santa y ponerle un lugar en el mundo, algo falla cuando las sombras de la caverna perdieron ya su eco y el protocolo festivo nivela todas las datas además de su cariz, lo mismo da arre que so.

La conmemoración paulistana de la Semana Santa es ingrata, incapaz de retribuir la historia, el hombre postorgánico revitalizado por  el ocio periódico con la complicidad de los medios de comunicación busca inexorablemente el restaurante y su playa, que son los que pagan para que salgan las cosas.

Pero hoy la procesión no discurrirá por delante de casa, quizá la mitad de los del año pasado no estén ya (en cuanto escribo esto, una música de lánguida luz amarilla resurge en la Francisco Leitão, es la procesión que se resiste a no pasar, parece que hasta un poquito mayor que el anterior).

Pregunté a seres queridos qué puede aportarnos la iglesia pasionista de Pinheiros mayoritariamente de ancianos cantando vagarosamente las mismas canciones de cuando éramos pequeños, un lugar de paz respondieron, donde no es necesario presentar ninguna credencial de identificación, no te catalogan por gay, negro, hetero, extranjero, rico, blanco, pobre, mujer, adolescente, drogadicto, hombre, empresario, deprimido, alcohólico, profesor, anciano, futbolista, librero, prostituta y así tantas definiciones derivadas en performances y que al final no hacen sino rehuir la asociación del hombre como ser.

Quién iba a decir que en la iglesia hoy iban a caber tantos tan diferentes, imposible en ningún otro.

Este es el tiempo para desaparecer, entrar en letargo, precintar el espacio sensorial para reactivarlo al tercer día, morir para reaccionar, aplastar las trabas para sembrar delicadas plantas con vistas en agosto, mirar para atrás y evaporarse para incendiarse nuevamente, de otra manera…

porespanaaqui

La zafiedad del carnaval y su gracia

Los desparramados blocos de carnaval nada tienen que ver con los intempestivos de antes que se generaban de la nada y recuperaban a los habitantes de los barrios ofreciendo espectáculo y hasta un cierto buen gusto en su pura zafiedad, recuerdo la parejita de viejitos que debían besarse en público a modo de peaje y la calle coreaba el famoso que se besen, que se besen, año tras año, hasta que un día el viejito se murió y eso se acabó, como se acabó la inclusión y llegaron los patrocinios y el negocio expulsó a la espontaneidad y la zafiedad perdió su gracia en forma de basura y pis, y los comercios tuvieron que sellar sus ventanas y puertas, levantar muros de madera en los angostos corredores de acceso para evitar riesgos y los habitantes de los barrios ya no se besaron más, sino que empezaron a desear que la lluvia se los llevara a todos y so se acabara cuanto antes mejor.

 

porSegundo Villanueva

Las sucurís, los patos, los peces, Kalheb, su hermano y el hombre de barba blanca…

El hombre de barba blanca cuyo nombre desconozco afirmó que la alcaldía de Barra Bonita había arrojado al río Tietê 200 sucurís para comerse los patos que a su vez se comían los peces.

La niña que jugaba a la orilla del río se quedó algo asustada y le preguntó al hombre de barba blanca dónde estaban las sucurís.  El hombre de barba blanca le respondió que no se podían ver, que permanecen todo el rato con la boca abierta y para cuando uno se quiere dar cuenta, ya tiene el pie dentro.

Kalheb me dijo que era de Santa Catarina pero que iba a cualquier sitio y ahora estaba en Barra Bonita viviendo en un malecón hasta que la alcaldía vino y le tiró todo a tomar por el saco.

Sostiene una petaca de pinga y chapurrea un poco de español, me pregunta si soy fotógrafo y me pide que le saque una con su hermano y el hombre de barba blanca que al principio afirmó que era su padre, pero luego supe que toda su familia era de Campinas, esto me dejó un poco escéptico en relación a las sucurís porque no encajaba que se comieran todos los patos si por lógica en el río tiene que haber más peces que patos, pero así lo afirmó mientras todos le miraban, a lo mejor quería llamar la atención de la niña que se quedaba todo el rato mirando la superficie del agua en busca de una boca dispuesta a tragarse hasta un perro entero según el hombre de barba blanca.

Kalheb, el hombre de barba blanca y su hermano que no hablaba ni media palabra no irán a la toma de posesión del Presidente de Brasil, pero en el Rio Tietê fabricaron una mentira llena de monstruos que desalojaban a otros monstruos porque estaban acabando con los peces y el pobre río se estaba quedando sin comida.

 

 

porespanaaqui

Las Muertes de Género y su encuadre

Solo expongo los crudos datos ofrecidos por el Anuário Brasileiro de Segurança Pública – 2017.

En 2016 murieron asesinadas 61.619 personas.

56429 hombres

4657 mujeres

533 feminicidios (permítanme cualificar este dato, por el estado actual de las cosas)

Reducir o acaparar la agenda sociológica de la violencia a un fenómeno de género es un acto irrespetuoso por desatento o quizá, desgraciadamente, interesado, por lo discrepante.

Brasil continuará extirpándose ante cualquier situación de estrés.

 

 

 

 

 

 

porespanaaqui

Pedro Sánchez, el tío la foto y los pasados que vuelven

Pedro,

Corres el riesgo de convertirte en el tío la foto si  no consigues explicar por qué los del segundo barco, diferentes de los del primero.  Con Cáritas cuidando de los dos.

A qué te la sacaste con la perra, y la del avión con gafas de sol, estás más bueno que el pan con fuagráslapiara, pero explícanos lo de los barcos lo antes posible, también tu propensión a los vuelos para cualquier sitio, la última, tu mujer a tu vera y los que te rondaré morena, a ver, Alfonso Guerra de los 80 en los 2020…

Expuesto esto, qué tal anda la seguridad social y a dónde tira Cataluña, pues Tordá tiene cabeza de bagre, lo que importa.

Lo del Valle de los Caídos, para más adelante, foto, otra, primero, las anteriores.

Azaña fue un gran político pero los de ahora no sabemos qué hizo, cuál fue su obra además de su verbo, se hacía fotos con Negrín, no era muy recomendable este personaje.  A Azaña no le gustaba Baroja, pero Baroja ¿no es más que Azaña?

Lo de la cuestión de género de la constitución, foto, antes, las de antes.

Si volvemos a Guerra y después a Zapatero, previo resucite de Azaña, ¿por qué no nos quedamos con ellos?

Pedro, sal de la foto y empieza a criar canas mostrando que sabes en el berenjenal en el que te has metido.

 

 

porSegundo Villanueva

El Valle de los Caídos, la concordia y Cataluña

La concordia de Adolfo Suárez se perdió en la memoria de pez de la postransición y este gesto, la vida son gestos además de intenciones, le homenajea.  Su última foto pública, con el rey emérito de espaldas y la cabeza mirando al suelo, ¿presagio ?

De todos es sabido que en Cataluña vive el fantasma de Franco como fake-new y su historia pergueñada en los medios de comunicación, colegios y principalmente bares resulta el más fino argumento, capaz de suscitar su vehemente pero raro gobierno.

En política lingüística, el dictador, el caudillo, Franco, cada cual según, habita, es inevitable su obra.  Franco configurando presentes.

Europa se nacionaliza porque Italia no está clara, al igual que Francia, tampoco Alemania, de todos es sabido España, como decía Mitterrand, “los nacionalismos, la guerra”.

Ojalá que el Valle de los Caídos se convierta en un lugar de peregrinación para todos, un extracto bilateral de memoria histórica donde finalmente los españoles puedan ofrecer su ofrenda al descanso y a la conformidad de Suárez.

 

porSegundo Villanueva

La persiana de la mañana, ETA y el pecado de su palabra

Cuando subía la persiana en invierno al romper la mañana enmudecida por la pereza, allí estaba otra vez la pared de ladrillo herida por una amenaza de brocha gorda representando a veces una diana y un nombre en el medio, otras un grito de guerra con las mismas letras de siempre, esas letras inocuas y sin culpa pero enfermas, que acarreaban sangre, maldad, inseguridad, dolor y amenaza.  Tristeza.  La palabra y su ideología.  Otras con la serpiente reptando por su hiriente machado…

La pared de ladrillo agraviada formaba parte de nuestro territorio y supongo que consecuentemente de la historia navarra reciente.

Después venía ir a por el pan, la escuela de la mañana, comer, la escuela de la tarde, los juegos hasta el atardecer, la cena, el beso paternal nocturno, algunos tebeos de waltdisney en la cálida cama antes dormir, y así hasta el día siguiente sin pensar mucho más que en lo que ocurría, era el momento de vivir lo que había justo en ese momento.  Un niño.

Una noche en la universidad escuché un eco profundo y anormal rebotando entre los edificios, la metralla incrustada en los áticos de los bloques colindantes a la Ciudadela de Pamplona, qué ensañamiento.

A Bonifacio Martín lo conocí brevemente por asuntos diplomáticos a finales de los 90,  y en 2003 se cumplió la profecía de la pared de ladrillo al levantar la persiana por la mañana antes del pan, cuando la escuela, la comida, los juegos al atardecer etc.

Después de 40 años de plomo y casi 10 de paz prevalecen dos sentimientos, el de los 900 muertos con su luto y el de la pena capital por la palabra enferma de bandera y periódico.

(Você quer praticar seu espanhol com esta atividade aqui?)


porSegundo Villanueva

Mayo del 68, la mujer y su madre

Dos cosas de Mitterrand a Daniel Cohn-Bendit en mayo del 68.  Lo llamó vabagundo y le acusó de cargarse la familia.

Hasta mediados del XX, cuando no había privacidad y los padres e hijos se apelotonaban en un solo cuarto para comer, hablar, dormir, higienizarse y reproducirse, la mujer gestionaba los espacios, la educación de la prole y la capacidad de generar riqueza de su marido.

No podía ser elegida para cargos públicos, pero su aval era imprescindible para que se tornase candidato.  Un mal marido, un descarte.  Uno de los motivos principales de divorcio en la Francia de la época, mayoritariamente suscitado por las mujeres, además del alcoholismo y la violencia era la incapacidad del hombre en generar recursos.

Su vida, postergado ante las inclemencias del trabajo, vivir como ímpetu de supervivencia, qué difícil, transcurría a través de un infierno físico y moral.  La mujer, en su inevitable posición lo recepcionaba al final del día, antes, ordenaba la cría, gestionaba los recursos, delimitaba los espacios, sin noticias de su compañero en el ámbito privado.

Las personas se casaban las menos por conveniencia, las más por necesidad, en el 68 vino el amor, al principio camuflado por los cuerpos y la libertad suscitada por el hartazgo de la conveniencia y la necesidad, subsistió el cuerpo, a veces el amor, menos la conveniencia, poca la necesidad, de cualquier manera, los diáfanos papeles del hombre y la mujer se proscribieron, Mitterrand, socialista, lo anticipaba con una clarividencia anómala, sabía que lo que estaba entrando en crisis era la familia porque se le estaba empezando a caer su gran pilar que no era otro que el de la madre.

Felices, madres, gracísimas.

 

 

 

porSegundo Villanueva

El machismo y la cárcel

No creo en el machismo como una perversión histórica y mundial contra la mujer.  Las confabulaciones duran un tiempo, pertenecen a los hombres políticos, no al género humano, algunos años, las cosas cambian después.

De hecho, en qué consiste el machismo.

Por una mala definición de machismo, generalizada y básica, hoy no se puede mirar, no se pueden hacer películas, tampoco cortejar, ni escribir poemas, ni discutir, hoy uno corre el riesgo de condenarse, es necesario tener cuidado.

Por una enfermedad de la definición, la sociedad, o una parte que grita, me hace sentir culpable y yo tengo la seguridad de que no están en lo cierto.

Cuando alguien me hace sentir culpable, lo odio, es una reacción instintiva contra la cárcel.

Proliferan caras agrias, de mal con la vida, ciertamente violentas.  Nunca vi tanta intolerancia en las redes sociales, qué difícil es hablar.

Todo es construcción social, el fútbol, la ropa, la comida, los roles, el lenguaje, la biblia, la distribución de la casa, la literatura infantil, dónde está el ingeniero supremo, no será el mundo hecho a sí mismo a lo largo del tiempo…

La dimensión del hombre.

Supongo que hace, 200, 300, 400, 2000 años las cosas eran como podían, hace tiempo que rehusé juzgar lo que no vivo.

No veo víctimas sistémicas, abomino de las victimistas, sean judíos, negros, inmigrantes, blancos en negro, bolivianos, busquemos los desvalidos, los oprimidos, las víctimas verdaderas, veamos la casuística del desorden, pongamos concierto.

No acusemos.

¿Es la hora de que el hombre se rebele, estuvo alguna vez en contra de la mujer, en qué fecha la condenó, quién está por detrás de todo esto, dónde se fabrican estas ideas asustadoras?