El carabinero (especie de gamba roja de gran tamaño y fuerte color) abunda en la zona costera de Huelva y Cádiz, más concretamente entre Tarifa y Conil.

Se consideró alimento común de las familias con menos recursos por su abundante pesca en la zona. Hoy en día, debido a la sobreexplotación y también por sus excelentes cualidades culinarias, se ha convertido en uno de los mariscos más apreciados y caros.

Me enseñaron que el secreto de esta receta está, como en los arroces, en un buen caldo y un buen sofrito.

Por lo tanto, haremos un buen fumet con pescado de cáscara (cangrejos, galeras…) dónde coceremos los garbanzos.

Para el sofrito podemos primero freír en aceite las cabezas de los carabineros e incluso las cáscaras (si luego los queremos colocar ya pelados) y en ese aceite, bien colado, sofreímos la ñora, el pimiento rojo, los ajos y un poco de tomate.

En cazuela de barro o perol de hierro pondremos el sofrito y añadiremos los garbanzos con su caldo dejándolo hervir lentamente unos diez minutos y al final dispondremos los carabineros (unos tres minutos son suficientes para su cocción).

En mis recuerdos no podía faltar el secreto de mis mayores: Para que el plato quede con una textura más consistente, batiremos una cucharada de garbanzos con un poco de su caldo y lo agregaremos durante los diez minutos de cocción.

He aquí un plato más de la cocina tradicional española y seguiré con mis recuerdos y vivencias por la geografía española y los productos autóctonos.

¡Hasta pronto!

Participe da discussão

1 comentário

Deixe um comentário

O seu endereço de e-mail não será publicado. Campos obrigatórios são marcados com *

*