Es evidente por el título que hoy, en estos pequeños relatos gastronómicos que casi podría llamar mi pequeño discurso palatal, me he transportado a Cataluña, a mi infancia y al recuerdo de mi abuelo.

Cap i pota” es cabeza y pata de ternera en castellano y son varios los platos típicos catalanes guisados con este producto. Parece que estoy oyendo ahora sus palabras “mi oficio transforma el paisaje en cazuela”.

Como siempre deberemos usar garbanzos de la mejor calidad y bien cocidos, reservándolos en su caldo.

La cabeza y pata de ternera, también cocida y escurrida, la trocearemos en daditos.

Y… a preparar el guiso:

En cazuela con aceite de oliva sofreímos cebolla, tomate, pimiento, y … mucha paciencia. Añadiremos al final pimentón dulce.

Como si lo viera ahora, él se fumaría un cigarrillo sin apartar la vista del sofrito, acompañándolo con mucho amor y dedicación.

Agregaremos las carnes removiendo con cuidado, los garbanzos con caldo y dejaremos hervir unos quince minutos.

¡Cómo, no!, no podría faltar la tradicional “picada” de la cocina catalana. Un majado de ajos, almendras y pan frito que verteremos en la cazuela cinco minutos antes de concluir el guiso y que le aportará sabor y consistencia.

¡Y, ya están!  “els cigrons amb cap i pota d’en Joanet”. (los garbanzos con cabeza y pata de Juanito).

Participe da discussão

1 comentário

  1. Qué maravilla, qué manera tan especial de transmitir la receta, aunque soy andaluza por un momento con la forma de relatar la cocina de tu abuelo me has trasportado a Cataluña y a esa cocina en la que compartíais esos ratos. Enhorabuena Jorge

Deixe um comentário

O seu endereço de e-mail não será publicado.

*