Arquivos por mês 19/06/2011

CASTILLA Y LEÓN EN SÃO PAULO

[youtube]http://www.youtube.com/watch?v=NWD7S6v3Q3I&feature=player_detailpage[/youtube]

SÃO PAULO

UMA MIRADA EXTRANJERA Y AMIGA

PIRATININGA SE CONVIRTIÓ EM SÃO PAULO

En 1553 los padres jesuitas Manoel da Nóbrega y el español de Canarias, José de Anchieta  subieron la Sierra del Mar para buscar un lugar seguro  para catequizar a los indios. En Piratininga  cerca de los ríos  Tamanduateí y Anhangabaú, en una pequeña colina celebraron la primera misa el 25 de enero de 1554, el día de la festividad de  la conversión de San Pablo. De ahí le proviene el nombre de São Paulo. Aunque tardaría 157 años para que Piratininga se convirtiese en una ciudad llamada São Paulo.

SÃO PAULO SE CONVIRTIÓ EN LA NUEVA YORK DEL SUR

Del primer pequeño centro del Patio del Colegio, hace casi cinco siglos a los tiempos de hoy, São Paulo se ha convertido en una ciudad cosmopolita y globalizada de más de once millones de habitantes. En un ambiente de tolerancia y respeto conviven la diversidad de credos, etnias, nacionalidades, orientaciones sexuales y culturales.

Grandes eventos y ferias  de gastronomía, moda, deportes y otros, hacen de São Paulo una ciudad moderna, global y atrayente.

SÃO PAULO TIENE DOS ROSTROS

Como toda ciudad, São Paulo tiene algo que nos gusta mucho y algo que no nos gusta tanto. Son las dos caras de la moneda, que  a veces coinciden con el propio país.

Cuando hablamos con extranjeros que visitan São Paulo nos dicen que les ha gustado mucho la amabilidad, alegría y acogida de las personas. La gran variedad de servicios, comercios y red de restaurantes, hoteles y diversiones como museos y cines.

Por otro lado nos dicen que no les ha gustado la suciedad de las calles, mucho papel y basura fuera de las papeleras. El ruido del tráfico y los congestionamientos. La violencia y los atracos. Los precios altos de restaurantes y ropas de marca. Y la desigualdad social.

Y se maravillan con la gran cantidad de personas en todos  los sitios, rascacielos y la vida nocturna.

Y tú, ¿con qué te maravillas, te alegras o te revelas con esta ciudad de São Paulo?

LUIS MARÍA MAESTRO GARCÍA es Profesor de español de España aquí

COMER, ¿NECESIDAD BIOLÓGICA O RITO SOCIAL? O ¿LOS DOS?

[youtube]http://www.youtube.com/watch?v=XeKL9sztDxw&feature=player_detailpage[/youtube]

¿Vamos de copas?, ¿tomamos un café?, ¿comemos unas tapas? Todas estas invitaciones no son solamente propuestas para ingerir alimentos o bebidas para satisfacer el hambre o la sed, sino también para relacionarnos social y culturalmente con los otros.

A través de la comida y  de la bebida mostramos sociabilidad, hospitalidad y proximidad con los otros. Cuanto más complejos y elaborados sean los platos que ofrecemos a nuestros comensales pueden expresar un alto grado de intimidad en la amistad. Aunque también cuando invitamos a nuestros familiares o seres queridos mas allegados, a veces, los platos ofrecidos son más sencillos y menos elaborados, porque el grado de confianza es mayor que con otras personas.

En España es muy común tener en casa bebidas o alimentos para ofrecer a las visitas. Casi todas las familias españolas tienen en sus armarios de cocina o en sus despensas botes de melocotón o piña en almíbar, vino dulce o brandy y otros  productos para comer o beber cuando viene alguien. En la época de Navidad todas las familias ofrecen las típicas bandejas de dulces navideños con turrones, piñones, mazapanes, polvorones y peladillas. Se quiere agradar y recibir bien a las visitas.

Los alimentos y bebidas  son un componente importante de las fiestas y ritos religiosos en España. Nos reunimos en torno de la mesa para celebrar la Navidad, la Nochevieja, la Primera Comunión y otros ritos religiosos.

La sobremesa en España es muy importante. Es el momento de hablar, charlar, de compartir la tertulia. Después de almorzar tomamos un café, una copa y fumamos un puro. Nos quedamos  un tiempo largo hablando de todo un poco.

Nuestro verbo castellano comer viene del latín “ comedere” que significa “ cum “ con y “ dere” comer. Es decir comer con. Es compartir el tiempo de la comida con los otros y no sólo con nosotros mismos comiendo para satisfacer la necesidad física de ingerir alimentos. Cuando, en España tomamos juntos un café o en Argentina y  Uruguay toman juntos un mate, no es sólo por ingerir la cafeína o la hierba, sino para convivir y compartir momentos de charla y diálogo.

Para mí, comer un bocadillo es satisfacer individualmente una necesidad biológica Sin embargo, comer unas tapas es compartir  y socializar una necesidad que va  más allá de lo biológico. El relacionarse con los otros. Los dos son importantes  y necesarios. Dependen del momento y de las personas con que se comparta esos momentos ( y de la comida).

LUIS MARÍA MAESTRO GARCÍA

PROFESOR DE  ESPAÑA AQUÍ