La Semana Santa de Andrew Lloyd Weber, Moisés y el Monte Nebó

Cuando tenía 18 años ya había gente en el Colegio Mayor Larraona que conocía el Requiem de Andrew Lloyd Weber. Y claro, su famoso Hosana con Plácido Domingo y Sarah Brightman… Eran tiempos de Mike Oldfield, entre otros.

Un día, un joven (esto es una deformación histórica) me lo pinchó y jamás salió de mi cabeza. Al cabo de un tiempo supe que se lo tuvieron que llevar por la vía rápida porque en la facultad de medicina se puso a gritar que allí moraba el anticristo. Era de Zaragoza, tenía gafas y nunca más supe de él…

La Pascua implica un recogimiento sustancial, al folclore andaluz, quizá el mayor, no se le puede deslindar de su profundo fervor religioso, espiritual, de su misticismo recalcitrante, soberbio, único, vehemente.

Sumergirse en Verdi, Rossini, Mozart, el ya citado Andrew Lloyd Weber o el mismo Stravinsky antes de derivar como un río lento en la Pasión según San Mateo de Juan Sebastián Bach es preceptivo para los que no gozamos la calle, hace que la representación histórica de la fiesta se haga carne, un motivo de orgullo, una reversión analéptica y necesaria para no subyugar el clasicismo histórico que inspira todos y cada uno de nuestros días, en este caso, siendo o no cristiano.

¿Te gusta lo que estás leyendo?  Puedes continuar haciéndolo aquí

Deixe um comentário

O seu endereço de e-mail não será publicado.


CAPTCHA Image
Reload Image

Esse site utiliza o Akismet para reduzir spam. Aprenda como seus dados de comentários são processados.