(11) 3083-3334 / (11) 98541-8425

Acesso para usuários

Pella y desmadre

Revista Vamos Contigo 232 - Expresión escrita y comprensión lectora -
Nivel
A2 - C2
Duración
20 minutos
Créditos
2
Objetivo
Expresión escrita y comprensión lectora -
Instrucciones

- Responde a las preguntas de la sección Responder
- Utiliza las palabras que aparecen el texto para consolidar tu vocabulario.
- Puedes enviarnos tus comentarios al respecto de esta actividad utilizando el formulario y pulsando el botón "ENVIAR". Para eso deberás estar registrado en nuestro site o bien ser nuestro alumno
- En 24 horas recibirás la TUTORÍA completa de esta actividad realizada por uno de nuestros profesores
Leer

Segundo Villanueva  / São Paulo, 07 de novembro de 2021

 
El fin era la pella.
 
Ese vegetal escondía gases venenosos en su vientre podrido y se parecía a una cabellera apretada de anciana.
 
Las cabezas apretadas de las ancianas estaban repletas de pelos blancos e hirsutos, duros como ellos solos. Todas ellas, sin excepción, andaban con una en la cabeza llena de malos aires, tiesa, dura y húmeda.
 
La pella, invariablemente y como una regla de multiplicar, exhalaba olor a perro muerto, o a sapo, y con los ajos cocidos, a la cara blanca de la verdura se le ponía aspecto de sarampión, un suplemento que acababa por botar en incandescencia las vísceras dormidas de nuestro vientre.
 
La pella en cocimiento y en proceso de liberación de los gases tóxicos, no podía menos que provocar regurgitaciones espontáneas. Algo que causaba decepción, rabia y constreñimiento en la Madre, que ventilaba la cena de los miércoles recociendo esas cabezas blancas de manteca pestilente, después de sopesar con el mejor rasero de medir, los pros y los contras de todo lo que habíamos comido antes y lo que iríamos a comer en los días restantes de la semana.
 
A las orejas de la pella las podía ver desde lejos, en cuanto abría la puerta de casa. De manera silenciosa, pero con el vacuo de la premonición, hacía acto de presencia aquel vaho condensado que daba mareos. Entonces me echaba a llorar sin consuelo, y sentía como casi todos los miércoles, un hondón en el alma. El hondón de la amargura del imposible tránsito de la pella por la garganta, del augurio del prefacio maternal:
 
Come
Come
Hasta que no te comas eso, nada…
 
(seguirá)

 

Escuchar
Download

Se deseja, faça o download do teste desta atividade aqui

Responder

Twitter

Nosso blog

ELEblogs

España aquí
Meus Alunos E Eu
Por España aquí Perfís, vertigem, conhecimento... 01/11/2021
Segundo Villanueva
El Rincón de Buenas Costumbres
Por Segundo Villanueva La mermelada sentimental. Gregorio Luri 05/10/2021
Pedro Martín
El Rincón del Futbolero
Por José Antonio Sastre Un balón caído del cielo 09/05/2021
Segundo Villanueva

Qué hay de bueno en octubre 05/10/2021 - Por Segundo Villanueva Rincón de la cultura

Simples Opiniones

Emprendimiento y nomadismo digital 21/10/2021 - Por Alunos e Colaboradores (a opinião é livre) Simples Opiniones